Londres actuaría contra España
Ayer partieron desde el puerto de Portsmouth tres buques militares británicos con destino al Mediterráneo y hoy lo hará la fragata "HMS Westminster", que visitará Gibraltar. AFP/La República
Enviar

Londres actuaría contra España

El Gobierno británico anunció ayer que estudia emprender acciones legales "sin precedentes" contra España por la persistencia de los intensos controles en la frontera con Gibraltar.
Tras el anuncio España declaró  "irrenunciables" sus controles en la frontera con la colonia británica de Gibraltar, respondiendo así a la amenaza lanzada por el Reino Unido sobre posibles acciones legales "sin precedentes".
Un portavoz de Downing Street (residencia y despacho oficial del primer ministro británico) indicó que la medida legal contra España se presentaría en tribunales europeos, a causa de unos registros fronterizos que considera "totalmente desproporcionados" y causados por una "motivación política".
El primer ministro del Reino Unido, David Cameron, "se siente decepcionado de que España no haya retirado los controles fronterizos adicionales este fin de semana" en su frontera con el territorio británico de Gibraltar y "estamos considerando qué acciones legales son posibles", apuntó el portavoz de Downing Street.
Por su parte, España insiste en que está en todo su derecho a ejercer esos controles "legales, proporcionales y aleatorios" encaminados a combatir los tráficos ilícitos y el contrabando, y que además son obligados tratándose de un territorio que no pertenece al espacio Schengen.
España ha dejado claro que aunque se reserva la potestad de adoptar "medidas legales" para defender sus intereses, eso no le impide seguir apostando por el diálogo con el Reino Unido.
Por su parte, Londres había dado casi por zanjada la crisis después de la conversación telefónica mantenida el pasado día 7 entre Cameron y el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, a iniciativa británica y destinada a rebajar la tensión de las últimas semanas.
A su término, Downing Street aseguró que Rajoy se había comprometido a "reducir las medidas" en la frontera de Gibraltar, donde desde hace días se han formado largas filas por los intensos controles impuestos por España, si bien la versión del Gobierno español no aludió a ese punto en la llamada telefónica.
Este fin de semana los registros siguieron en vigor, lo que causó esperas a los vehículos de más de dos horas, mientras España mantiene que son "proporcionados" y "legales", pues Gibraltar no pertenece al espacio Schengen de la Europa sin fronteras internas, y que su finalidad es evitar el contrabando y el tráfico ilícito.
Con anterioridad, las autoridades gibraltareñas lanzaron al agua cerca del puerto 70 bloques de hormigón para supuestamente crear un arrecife artificial que regenere la pesca, pero los pescadores españoles denuncian que su objetivo es impedirles faenar.
La judicialización del conflicto de Gibraltar entre el Reino Unido y España sería "un paso sin precedentes, así que queremos estudiarlo con cuidado antes de tomar una decisión", admitió hoy el portavoz del primer ministro británico, sin precisar en qué foros se presentarían las medidas legales.
"Si elegimos esta ruta, con seguridad presionaremos a la Unión Europea para que se ocupe de este caso como asunto de urgencia", apuntó el portavoz.
Previamente el Gobierno de Gibraltar había advertido de que podría llevar su disputa fronteriza con España ante cortes europeas, como el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo.
La advertencia del Reino Unido se produce después de que medios españoles publicasen el domingo que el Gobierno de Rajoy estudia llevar el conflicto de Gibraltar ante la ONU y sopesa hacer frente común con Argentina, que hace meses vivió una fuerte tensión con Londres por la soberanía de las islas Malvinas.

Londres, Madrid/EFE

 

Ver comentarios