Inversiones a corto plazo, estrategia para 2015
Para muchos empresarios, la estrategía de inversión para este año será la de un corredor de 100 metros y no una maratón.
Enviar

El país enfrenta varios retos económicos, entre ellos una mala percepción de parte de los inversionistas extranjeros, que afectaría el empleo.

Sin embargo, este año debería ser atractivo para los consumidores, sobre todo porque el precio de varios productos y servicios sería cómodo, gracias a la rebaja en el costo del petróleo.

Los empresarios por su parte deberían aprovechar las señales positivas, al enfocarse en las inversiones a corto plazo, mientras 2016 podría ser más complicado.

Este año se pinta positivo para la economía.

Hay algunos retos que nos enfrentan, incluso el hecho de que está cayendo la inversión extranjera, que genera empleo calificado.

El año pasado fue el primero desde 2009 en que este tipo de inversión decreció, en gran parte por la mala calificación del país de parte de las agencias internacionales de riesgo.

El jueves pasado, Fitch Ratings rebajó la calificación de estable a negativa de los bancos públicos, así como de BAC, por ser los principales tenedores de la deuda de un Gobierno, cuyas finanzas han deteriorado en los últimos años.

En 2014, varias agencias rebajaron la calificación del propio Gobierno.

Sin embargo, este año debería ser atractivo para los consumidores, sobre todo porque el precio de varios productos y servicios se abarataría, tras la rebaja en el costo del petróleo.

Los empresarios, por su parte, deberían estar cautelosos ante un 2016 que sea más complicado, ante un posible incremento en el precio del petróleo, así como el posible fin de los préstamos baratos internacionales.

Mientras tanto, este año debería ser oportuno para aprovechar varios factores positivos, incluso los recursos provenientes del bajo precio petrolero, que se quedaría en un promedio de $65 durante 2015, de acuerdo con un análisis de LA REPÚBLICA.

Con esto, ahorraríamos unos $500 millones.

En cuanto al tipo de cambio, se augura un año estable, al no preverse muchos factores que impulsarían las variaciones significativas.

Habrá además poca presión para arriba de las tasas de interés, dado que la emisión de los eurobonos en las próximas semanas le permitirá al Gobierno financiar a tasas razonables su déficit para 2015, estimado en $3,5 mil millones.

En lo que al déficit propiamente se refiere, lo importante es reducirlo, así que no sea un gran logro el hecho de que solo desacelere el crecimiento.

Sin embargo, el hecho de que el déficit este año no creciera, es mejor que lo que pasó en los últimos años, en que crecía a un ritmo relativamente alto.

Lo que queda para mejorar es la confianza, sea de los consumidores o inversionistas, que ha caído, en promedio, un 11% en 2014, de acuerdo con cálculos realizados con base en cifras de la UCR y Uccaep.

No obstante, la confianza debería recuperarse en un entorno económico que cuenta con varios elementos positivos.

 

 


Ver comentarios