Enviar
Presidente del ente emisor objeta críticas contra su gestión
Gutiérrez defiende actos del Central

• Entidad rechaza posibilidad de revelar sus reglas de intervención
• “Somos transparentes pero no ingenuos”, asegura Francisco de Paula Gutiérrez


Wilmer Murillo
[email protected]

Las críticas lanzadas en las últimas semanas contra el Banco Central, debido al manejo de la política monetaria, generaron el disgusto de sus jerarcas.
Diversos agentes económicos han lanzado duras críticas al sistema de bandas, y cuestionado el hecho de que el Banco Central supuestamente no brinde suficiente información, alegando que ello ocasiona la incertidumbre y especulación que dispara el precio del dólar.
Ante ello, Francisco de Paula Gutiérrez, presidente del Banco Central, salió al paso de los cuestionamientos, señalando que actuará siempre con la mayor claridad al adoptar sus reglas de intervención, pero advirtió que “aplican restricciones”.
La razón que adujo es que los participantes del mercado podrían tratar de actuar contra lo que se propone el Banco para sacar provecho o especular. “Somos transparentes, pero no ingenuos”, señaló el jerarca.
A su juicio, ya existe toda la información que requiere el mercado, sobre volumen y precios y “tenemos un mercado abierto las 24 horas”. Utilizando un símil, argumentó que “compramos petróleo sin preguntar si viene de Arabia Saudita o Venezuela. En el Monex el nombre de quién compra o vende es irrelevante, a menos que se intente especular”, manifestó.
En ese sentido considera que revelar al mercado por anticipado las compras de divisas que harán las entidades el sector público no es válido, pues “permitiría usar con ventaja la información”, aparte de que el sector privado no lo hace.
Otra de las preocupaciones es el gran tamaño de algunos actores del mercado, lo cual se convierte en otra de las razones para no revelar por adelantado las reglas de intervención y evitar que actúen en su propio beneficio.
“Si el estanque solo estu
viera lleno de guppys, sin fuerza para mover el mercado, ni siquiera sería necesaria la intervención del Banco Central”, arguyó.
El Banco sí considera una opción revelar con posterioridad los montos con que ha intervenido. En todo caso, recordó que nadie debe extrañarse de que el Banco intervenga, pues es algo que ya se había advertido tras la implementación del sistema de bandas.
Al despegarse del piso el tipo de cambio, se le abren espacios al Banco Central para que pueda utilizar como parte de su arsenal las tasas de interés.
En cuanto al tipo de cambio, existen críticas muy fuertes al sistema y se aboga por avanzar cuanto antes hacia una flotación administrada. Esas críticas se han escuchado sobre todo de parte del sector productivo. Sobre el tema, Gutiérrez se abstuvo de adelantar juicio, por considerar que es una decisión que corresponde a la junta directiva del Banco Central.
El ente emisor estipuló el sistema de bandas como temporal, y pretendían ser una forma de ayudar a la gente a entrenarse para la flotación administrada.
Sin embargo, antes de ello se requieren los instrumentos de cobertura, los cuales están actualmente en consulta y valoración de las autoridades.
“Pasaremos al nuevo sistema cuando sea el momento de hacerlo, pero lo que sí es claro es que el tipo de cambio flexible ayuda a los países a enfrentar mejor los choques externos y a controlar la inflación”, expresó.
Acerca de la inflación, el Central conserva el anhelo de que se logre la meta del 8% o el 9%, aunque los choques de oferta externo, como las alzas del precio del petróleo y los alimentos, podrían anular esa posibilidad.
Ver comentarios