Enviar
Plan que prometía agilizar puerto naufragó en Contraloría
Fracasa alquiler de grúas para Moín
Administración de Japdeva se lamenta, sindicato celebra
Fracasó la gestión para alquilar dos grúas móviles para mejorar la eficiencia del puerto de Moín, en Limón.
La contratación de una empresa de forma directa y sin concurso previo fue lo que no terminó de convencer a la Contraloría para dar el refrendo.
Como salida se le permitió a Japdeva operador de los muelles del Caribe realizar un nuevo concurso con la participación de más compañías, pero la entidad desistió.
A cambio apurará un programa de inversión por más de $35 millones para dotar a Moín con equipo propio, dijo Allan Hidalgo, jerarca portuario.
Precisamente el propósito del arrendamiento era mejorar la eficiencia portuaria mientras se completaba la millonaria compra de equipo.
Las autoridades de Japdeva se lamentan por el traspié; por el contrario, el sindicato celebra el fracaso.
Tica Gru IPH de Costa Rica fue la empresa a la que Japdeva pretendió alquilarle las dos grúas móviles para el puesto de atraque 5-6.
Al parecer esa compañía era la única que comercializa las grúas que cumplieron las características que requiere Moín, justificó Japdeva.
Los equipos que se pretendieron arrendar eran de la marca suiza Liebherr, del modelo LHM420.
La empresa debía instalar las grúas, darles mantenimiento y operarlas en conjunto con Japdeva.
A cambio recibiría $39 por cada contenedor movilizado, de la tarifa de $64 que tiene derecho a cobrar Japdeva por ese servicio.
El contrato sería por un plazo de dos años, con la posibilidad de dos prórrogas de 12 meses cada una.
Se dispuso ese plazo porque Japdeva estimó que eso le iba a demorar la compra del equipo para fortalecer la operación de Moín.
El alquiler directo a Tica Gru IPH fracasó porque no se demostró que era el único distribuidor de las grúas LHM420, resolvió la Contraloría.
Los dos años con posibilidad de otros dos de prórroga que se pretendió arrendar el equipo también fueron cuestionados.
Un año es suficiente para que Japdeva compre la tecnología para mejorar la eficiencia portuaria, estimó la Contraloría.
Como salida se le pidió a Hidalgo realizar una nueva contratación directa con la participación de más empresas.
Incluso se le solicitó reconsiderar la oferta que había presentado la firma Gottwald, pero no fue aceptada por la entidad portuaria.
No obstante, Hidalgo dijo que pasará la página del alquiler de equipo para concentrarse en la compra.
Pero advirtió que ese camino afectará al usuario pues mientras tanto deberá sufrir la congestión que presentan los muelles.
El programa de compra de equipo portuario incluye, grúas de rieles, lanchas piloto, lanchas remolcadoras, un apilador de contenedores y cabezales.
La meta es que a más tardar en el segundo semestre del año entrante el muelle de Moín esté equipado.
La culpa del rechazo del alquiler de las grúas es del sindicato por desprestigiar la contratación, según Hidalgo.
Hidalgo más bien es el responsable por sacar contratos tan cuestionables, dijo Ronaldo Blear, líder sindical.

Danny Canales
[email protected]


Ver comentarios