Logo La República

Miércoles, 14 de noviembre de 2018



NACIONALES


Empresas de taxis en desacuerdo por tarifas

Raquel Rodríguez [email protected] | Sábado 20 septiembre, 2014

Los aumentos semestrales son necesarios, sí es un perjuicio para los clientes, pero nos compensa los gastos de combustibles y el tipo de cambio, dijo Gilberto Ureña, presidente de la Federación Nacional de Cooperativas de Taxi. Gerson Vargas/La República


Federación pediría un nuevo aumento en precios

Empresas de taxis en desacuerdo por tarifas

Algunos empresarios alegan que perderían clientes por incremento de ¢25

El aumento reciente del servicio de taxis tiene enfrentados a los empresarios del sector.
Algunos sostienen que el aumento de los precios es justo para poder funcionar.
Otros, sin embargo, aducen que incrementos seguidos como los que actualmente se discuten más bien hace que pierdan clientes.
Hasta el momento se realizan dos ajustes cada año, uno en febrero y otro en agosto.
El ajuste anterior al que se publicó el 4 de setiembre fue en abril pasado, en el que subieron ¢10.
El gremio representado en la Unión de Taxistas opina que estos aumentos lo que hacen es que los usuarios de este servicio se vayan alejando, puesto que cada vez las tarifas suben.
“No es justo que el Gobierno cobre a los clientes la incapacidad en el control de los taxis piratas, el combustible y el tipo de cambio, estos suben pero los salarios de los usuarios no lo hacen”, explicó Rubén Vargas, presidente de la Unión de Taxis.
Este ajuste corresponde a la aplicación de la metodología extraordinaria, la que compensa el costo semestral en salarios, combustibles y tipo de cambio.
Las tarifas variaron un 3,02% para la flota roja y un 9,78% para la base de operación especial.
Por otro lado, la Federación Nacional de Taxis más bien apoya el aumento, que aunque es más caro para el bolsillo de los clientes, reconoce el esfuerzo que hacen las casi 14 mil personas que trabajan en este oficio.
Más bien agregan que los aumentos son muy pocos y que desde 2009 no se realiza la metodología ordinaria.
Este tipo de incremento revisa los costos por los arreglos del auto, los permisos, y las revisiones vehiculares que cada año se tienen que realizar.
Sin embargo el gremio apoya la revisión de los impuestos en los combustibles, ya que si se excluyera el transporte público de ese tributo se reduciría por lo menos un 30% el costo en gasolina, por ello no subiría más el precio de taxis.
Otra sugerencia es un análisis para el cobro en taxis rurales, puesto que los usuarios tienen un precio diferenciado en tarifas variables y el primer kilómetro entre ¢155, lo que causa que menos personas utilicen este servicio en esas zonas.

Raquel Rodríguez
[email protected]
@La_Republica