Enviar

El uso que la gente hace hoy del tren demuestra cuan dispuesta está la población a utilizar un mejor servicio público colectivo en caso de que se le ofrezca

El éxito del tren revela necesidades

La línea de tren que funciona entre Heredia y San José ya no da abasto. Viajan en la actualidad por ese medio casi mil personas más, por día, de lo previsto cuando se inició el servicio, de acuerdo con lo que informa este medio hoy. Parte del problema se debe probablemente a que se amplió el recorrido de este tren hasta la Universidad Latina en San Pedro de Montes de oca.
La saturación se produce tanto por las mañanas como por las tardes debido a las personas que se desplazan por tren hacia sus trabajos o centros de estudio.
Se hacen intentos de mitigar, en alguna medida, el problema de quienes se quedan sin espacio en el tren, empleando el viejo ferrocarril en las horas de mayor demanda.
No obstante, se sabe que esto no significa una solución ya que en cualquier momento la realidad volverá a demostrar la insuficiencia del servicio.
Esto no hace más que poner de relieve cuán necesario es en el país responder a las necesidades de buen transporte colectivo público.
En las llamadas horas pico, desplazarse desde San José hasta Heredia demora hasta más de una hora, mientras que en el tren el recorrido puede hacerse en 30 minutos.
Esto habla de nuestra situación en materia de transporte público y del desperdicio que se da no solo del valioso tiempo de las personas, sino del gasto mayor en combustibles.
El uso del tren que hoy hace la gente, demuestra cuan dispuesta está la población a utilizar un mejor servicio público colectivo en caso de que se le ofrezca.
No obstante, los costarricenses en general carecen de él y por ello, y por el grado de inseguridad en las calles, cada vez más personas buscan como adquirir un automóvil y poder movilizarse en él, aumentando así el parque automotor en las calles y el consumo de combustibles.
Este es, sin duda, un problema que el país debe resolver. No podrá pedírsele a la población que cambie su cultura y prefiera trasladarse por medio de un servicio público colectivo, en tanto este no sea cómodo y eficiente y las calles ofrezcan seguridad.


Ver comentarios