Enviar
Efectos del desatino “subprime” sobre Wall Street

Los grandes bancos siguen anunciando pérdidas millonarias y recortes de personal para hacer frente a las consecuencias negativas de la crisis

Bloomberg
David Pauly

Cuando se escriba la historia definitiva de la debacle hipotecaria “subprime” o de alto riesgo, las pérdidas que ahora son informadas por los bancos y las firmas de títulos valores, aunque enormes, podrían parecer el menor de los daños.
Un perdedor prominente, Citigroup, pronto las dará de baja de sus libros para hacer un nuevo comienzo en futuros períodos de informes. Los analistas hasta podrían presentar esto como un signo para comprar acciones de Citigroup.
Los accionistas de Citigroup, sin embargo, han quedado permanentemente afectados aunque los beneficios del banco se recuperen. Lo mismo les ocurre a los accionistas de otras compañías como Merrill Lynch & Co., Morgan Stanley, UBS AG y Bear Stearns, que volcaron miles de millones de dólares en inversiones definidas como títulos de bajo riesgo.
Las fuertes pérdidas hipotecarias obligaron a estas compañías a buscar capital de nuevos inversores, sobre todo de gobiernos de Asia y el Oriente Medio que acumularon dólares gracias a los altos precios del petróleo y las exportaciones a Estados Unidos.
Las participaciones vendidas a estos inversores diluyen significativamente las tenencias de los actuales accionistas, reduciendo las demandas sobre futuras ganancias de cada una de sus acciones.
Merrill Lynch está vendiendo acciones por hasta $5 mil millones, o una participación cercana al 10%, a Temasek Holdings de Singapur.
Merrill también vendió acciones por valor de $1.200 millones a Davis Selected Advisors LP, un gestor monetario de Estados Unidos.
Merrill Lynch es un inversor minoritario pasivo en Bloomberg LP, propietaria de Bloomberg News. Una revelación completa podría exigir que el autor diga que posee acciones en un fondo mutuo gestionado por Davis.
Los accionistas fieles de otras compañías perjudicadas por la crisis hipotecaria también vieron sus bolsillos saqueados.
Morgan Stanley ha vendido $5 mil millones en valores convertibles en una participación en la compañía de hasta el 9,9% a la empresa controlada por el estado China Investment Corp. Los títulos pagan un interés anual del 9%, frente al dividendo del 2,3% que rinden las acciones comunes de Morgan.
Citigroup vendió títulos convertibles en una cuota del 4,9% a la Abu Dhabi Investment Authority por $7.500 millones. Estos convertibles pagan un interés del 11%.
Las acciones comunes de Citigroup rinden ahora un 7,9%, pero los analistas predicen que el dividendo será reducido para ahorrar dinero.
El séquito de gerentes ya está revolucionado. Citigroup, Merrill Lynch y UBS también han despedido a sus máximos responsables reemplazándolos por sangre nueva después de las pérdidas hipotecarias. La idea de que poderosos inversores nuevos los monitorizarán a diario no puede ser muy feliz.
Ver comentarios