Detenidos por conducir ebrios se reducen a la mitad
Enviar
Conducir en estado de ebriedad es considerado como una falta grave también en otros países y la multa llega hasta $4 mil
Detenidos por conducir ebrios se reducen a la mitad

172 vehículos están decomisados en planteles del MOPT a la espera de que los jueces penales o de flagrancia decidan si pasan a poder del Estado o son recuperados por sus dueños

Yessenia Garita
[email protected]

La nueva Ley de Tránsito que impone sanciones de cárcel para los conductores temerarios, “picones” o en estado de ebriedad, disminuyó la cantidad de detenidos por esta causa en diciembre.
Desde el 23 de diciembre de 2008, cuando entró a regir la ley, hasta el domingo anterior a las 6 p.m., se había detenido a 172 personas por conducir bajo los efectos del alcohol y sobrepasar los 0,75 gramos de alcohol en sangre (cuatro o más cervezas), informó Germán Marín, director de Tránsito.
Durante diciembre 2008 —incluyendo los días antes del 23—, los oficiales de tránsito detuvieron a 450 choferes ebrios, mientras que en el mismo mes de 2007 la cifra fue de 1.040 conductores, es decir, disminuyó en un 56,7%, según datos de la Policía de Tránsito.
Los 172 vehículos decomisados a los choferes ebrios permanecen en los planteles del Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) o en los juzgados de Flagrancia a la discreción de las órdenes del juez correspondiente.

“Estos vehículos permanecerán en los planteles hasta que se tenga la decisión final del juez”, informó Omar Segura, de la oficina de prensa del MOPT.
Los jueces penales o de flagrancia serán los encargados de decidir si los vehículos decomisados pasan a poder del Estado o si pueden ser recuperados por sus dueños después de concluido el proceso judicial y el pago de la multa correspondiente.
“La devolución de los vehículos detenidos por delitos como conducción temeraria o por alcohol serán devueltos, o no, de acuerdo con la discreción del juez penal o de flagrancia de cada juzgado. Ellos determinarán el tiempo para devolver los automotores”, expresó Norman Rojas, coordinador del Juzgado de Tránsito de San José.
Los automotores quedan a disposición del Ministerio Público, posteriormente se lleva a cabo un proceso judicial. Solo en el plantel de Colima de Tibás hay en este momento 53 autos detenidos a la espera del pronunciamiento judicial.
Actualmente, una persona tiene un tiempo de tres meses para retirar su vehículo una vez que el juzgado se
pronuncie, sin embargo, debe cumplir una serie de requisitos, entre ellos tener la licencia al día, el derecho de circulación y las multas al día.
Conducir en estado de ebriedad es considerado como una falta grave, no solo en Costa Rica, sino en otros países, en d
onde las multas oscilan entre los $30 y los $4 mil, tal como ocurre en Alemania.
El argumento utilizado para el cobro de las multas en países como Argentina, Chile, Alemania y Costa Rica, fue el deseo de disminuir las muertes violentas en carretera.
Solo en 2008, 403 personas murieron a causa de accidentes de tránsito, la mayoría provocada por conductores ebrios.
No obstante, la nueva Ley de Tránsito en Costa Rica estipula además un castigo de uno a tres años de cárcel para quienes manejen su vehículo con más de 0,75 gramos de alcohol por litro de sangre.
Los choferes detenidos varias veces por el mismo delito podrían ir a prisión hasta por ocho años.
A finales de setiembre del presente año entrarán a regir las otras multas, entre ellas el irrespeto a las señales de tránsito, vehículos con parlantes que exceden los límites de ruido, hablar por celular sin manos libres mientras conduce, manejar sin licencia, así como transitar sin documentos de propiedad del vehículo. Para algunos de estos casos la infracción podría significar más de ¢200 mil.







Ver comentarios