Democracia egipcia sobre la cuerda floja
El derrocamiento del presidente Mohamed Mursi generó un caos en Egipto. Durante el fin de semana hubo violentas manifestaciones. AFP/La República
Enviar

Democracia egipcia sobre la cuerda floja

El jefe del Ejército egipcio, Abdel Fatah al Sisi, se ha reunido con representantes de grupos islamistas en un intento de resolver la crisis en el país, donde ayer se intensificaron los esfuerzos diplomáticos para acercar a las partes.
El portavoz del Ejército, Ahmed Ali, dijo que el también ministro de Defensa manifestó ayer a los islamistas su disposición a resolver la situación actual pacíficamente, pero con condiciones.
Ali no reveló qué organizaciones islamistas participaron en el encuentro y ningún grupo partidario del depuesto presidente Mohamed Mursi ha confirmado su asistencia a esa cita.
Entre los requisitos enumerados por Al Sisi están que las partes renuncien a la violencia y que no obstaculicen el trabajo de las instituciones del Estado ni destruyan las instalaciones públicas.
El jefe de las Fuerzas Armadas pidió, además, a sus interlocutores que no miren al pasado y que respeten el plan del Ejército para la transición, que incluye la reforma de la Constitución y la celebración de elecciones.
Un destacado miembro del Partido Libertad y Justicia (PLJ), de los Hermanos Musulmanes, Ayman Abdelgani, dijo en declaraciones a Efe que ningún miembro de su formación asistió a esa reunión.
Abdelgani, secretario de la organización juvenil del PLJ, explicó que ese encuentro fue una iniciativa personal del jeque salafista (musulmán radical) Mohamed Hasan.
El clérigo “nos preguntó antes de acudir a la reunión sobre nuestra postura y le dijimos que transmitiera a Al Sisi que tenga en cuenta que Dios le vigila por la sangre derramada, las acusaciones falsas contra los islamistas y la campaña de falsedades en los medios de comunicación”, afirmó Abdelgani.
“Nuestra única demanda es que se dé marcha atrás en el golpe de estado”, insistió el dirigente del PLJ, que reiteró que su grupo no va a iniciar ninguna negociación hasta que no se restablezca “la legitimidad”.
Mursi, que fue líder del PLJ y miembro de los Hermanos Musulmanes hasta que accedió a la Presidencia, el 30 de junio del 2012, fue depuesto el pasado 3 de julio por el ejército, tras multitudinarias protestas los días anteriores que pedían elecciones presidenciales anticipadas.
Mientras, la justicia egipcia sigue su curso y ha fijado para el próximo 25 de agosto el inicio del juicio contra el guía espiritual de la Hermandad, Mohamed Badía, en paradero desconocido, y otros dirigentes por su supuesta implicación en la muerte de manifestantes.
Badía está acusado de planificar, incitar y ayudar en el asesinato de manifestantes frente a la sede del grupo, en el barrio cairota de Muqatam, durante los disturbios del pasado 30 de junio.
Afrontan los mismos cargos los dirigentes de la Hermandad Jairat al Shater y Mohamed Rashad Bayumi, encarcelados en la prisión cairota de Tora, que serán procesados junto a Badía.
Entretanto, El Cairo fue escenario ayer de una intensa actividad diplomática para acercar posturas entre las partes.
Durante esta jornada, coincidieron en la capital los enviados de EEUU, William Burns, y de la UE, Bernardino León; los ministros de Exteriores de Catar, Jaled bin Mohamed.

El Cairo/EFE

 

Ver comentarios