Enviar

TSE ordena auditoría en Mideplan, mientras legisladores piden destitución del vicepresidente junto a la del diputado Fernando Sánchez

Crece presión contra Kevin Casas

• Memorándum sobre Cafta fue elaborado “al calor de los ánimos”, a juicio de funcionario

• Presidencia asegura que no comparte las sugerencias enumeradas en el documento y que nunca fueron transmitidas para su consideración


Carlos Jesús Mora
[email protected]  

La presión que existe contra Kevin Casas, segundo vicepresidente, y Fernando Sánchez, diputado liberacionista, para que renuncien a sus puestos o sean destituidos, se hizo más notoria ayer.
Por un lado, tanto grupos que se oponen al Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos (Cafta) como algunos de sus promotores reiteraron las exigencias planteadas desde el viernes anterior.
A ello se unió la voz lanzada desde el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE), cuyos representantes reprocharon el contenido del documento y anunciaron una auditoría en la oficina de Casas.
Pese a ello, tanto Casas como Sánchez aceptaron “su error”, a la vez que reiteraban la supuesta ilegalidad en la obtención del memorándum.
En la Asamblea Legislativa las fracciones del Partido Acción Ciudadana (PAC), Movimiento Libertario (ML), Frente Amplio y Accesibilidad sin Exclusión reclamaron airadamente al gobierno la renuncia o destitución de ambos funcionarios públicos.
De igual forma, Otto Guevara y Ottón Solís, ex candidatos presidenciales del ML y el PAC respectivamente, se unieron a la exigencia.
“Exigimos la destitución inmediata de Kevin Casas y el compromiso del presidente Arias de no nombrarlo en ningún otro cargo de responsabilidad por el resto de su periodo, ni representación oficial en alguna de sus ausencias”, dijo Guevara, promotor del Cafta quien además reclamó la renuncia de Fernando Sánchez a la presidencia de las comisiones de Banca para el Desarrollo y Reforma al Código Electoral en el Congreso.
En caso de que Casas y Sánchez no abandonen sus cargos, varios legisladores ya anunciaron que presentarán una moción de censura contra el presidente Arias.
Por su parte, representantes del TSE reprocharon dicho memorándum y lo calificaron de inaceptable, al mismo tiempo que se descartó que se trate de un documento de carácter privado, como lo afirman Sánchez y Casas.
En ese sentido el Tribunal solicitó a la Auditoría Interna del Ministerio de Planificación realizar una investigación e informar al órgano electoral “en un plazo razonable” de sus resultados. Luis Antonio Sobrado, presidente interino del TSE no precisó cuál sería ese plazo.
Al respecto, Casas y Sánchez coincidieron en que el texto del memorándum fue escrito “al calor de los ánimos” tras un debate en San Isidro de Heredia.
Casas está dispuesto a separarse de la campaña del “sí”, pero no contempla renunciar a sus cargos como vicepresidente y ministro de Planificación.
Sánchez, por su parte, tampoco ha pensado en renunciar a las presidencias de las comisiones que mantiene en el Congreso. Aseguró sentirse satisfecho y agradecido con el apoyo que le ha externado Arias.
Pese a la presión de varios grupos políticos, la fracción de la Unidad Social Cristiana no respalda la eventual destitución de Casas y Sánchez pues alude que ambos fueron electos por el voto popular.
“Nosotros les recibimos sus disculpas públicas y pensamos que debe haber un debido proceso, aunque por supuesto, creo que la juventud les jugó una mala pasada”, dijo Lorena Vásquez, jefa de los socialcristianos.
Mientras tanto, en Casa Presidencial el Ejecutivo comunicó que respalda y apoya el acuerdo adoptado por el TSE, pero que el Gobierno no comparte las sugerencias enumeradas en el memorándum y que nunca fueron transmitidas a terceros para su consideración.
El memorándum fue dado a conocer el jueves anterior por el Semanario Universidad. En el documento el Segundo Vicepresidente y el diputado herediano recomendaron al Ejecutivo “estimular el miedo” en la propaganda a favor del acuerdo comercial.

Ver comentarios