Logo La República

Lunes, 19 de noviembre de 2018



BLOOMBERG


Con un desempleo del 20%, España no encuentra trabajadores

Bloomberg | Lunes 04 julio, 2016

El fracaso en la formación de profesionales con habilidades específicas que las empresas ocupan está frenando el desarrollo económico del país.


Samuel Pimentel, que trabaja en una empresa de selección de ejecutivos, no encuentra los candidatos que necesita.
Tras una frustrante búsqueda de consultores especializados para un cliente, se dio por vencido y ha decidido buscar en otra parte. “Estuvimos buscando dos meses, conseguimos encontrar uno en España. Los otros los buscamos en Argentina”, dijo Pimentel, socio de Ackermann Beaumont Group para España y Latinoamérica.
Esta experiencia refleja una característica anómala del mercado laboral en España, que está frenando los esfuerzos del país por reparar los daños de la crisis económica. Pese a una tasa de desempleo de casi 5 millones de personas, el futuro presidente se enfrenta a una falta de personal calificado. Y los empleadores no encuentran los trabajadores que necesitan.
“Es una paradoja”, dijo Valentín Bote, director de Investigación en España de Randstad, una agencia de contratación. “La tasa de desempleo es muy alta. No obstante, estamos viendo cierta tensión en el mercado laboral porque los desempleados no tienen las capacidades que los empleadores necesitan”.
Desde programadores informáticos a expertos en modelos matemáticos, enfermeras geriátricas o asistentes sociales, las diferencias en las cualificaciones significan que las empresas no pueden llenar sus vacantes, pese a que la tasa de desempleo —en un 20,4%— es la segunda más alta de Europa.
Randstad estima que las empresas españolas podrían tener dificultades para cubrir casi 2 millones de puestos para 2020.
Mariano Rajoy, actual presidente, ha prometido crear medio millón de empleos al año, y se perfila como favorito para liderar el próximo gobierno tras haber ganado algunos escaños más en las elecciones.
No obstante, su campaña electoral se centró en crear puestos para las masas en lugar de producir trabajadores calificados que puedan impulsar la economía. Los detractores de Rajoy dicen que la política de reducción de sueldos y de recortes de garantías laborales ha creado principalmente puestos mal pagados y de baja calidad.
El fracaso en la formación de trabajadores con las capacidades que necesitan las empresas de hoy en día está frenando la economía española. La falta de calificación es un obstáculo para la productividad, retrasa la inversión y pone bajo presión al sistema de pensiones que depende de trabajadores nuevos con buenos salarios para que paguen los costes de la población más vieja, dijo Sandalio Gómez, profesor de administración de empresas en Madrid.
“La educación y el trabajo existen en dos mundos alternativos que no están realmente conectados”, dijo Gómez. “Mientras que en otros países la educación universitaria está planeada para que uno consiga trabajo, no es así en España”.
Rajoy está contactando con otros partidos antes de las negociaciones para formar una alianza gobernante y ha planteado una iniciativa multipartidista para hacer frente a los fallos del sistema educativo.
Desde 1978 ha habido siete leyes educativas distintas en España, pero los enfrentamientos sobre el uso de lenguas autonómicas como el catalán o el estatus de la enseñanza religiosa, con frecuencia han impedido el debate sobre problemas más fundamentales que se traducen en una tasa de abandono escolar que duplica la media europea.