Carabaguíaz frustrado por atraso de trenes
El atraso de los trenes le permitió a la Municipalidad de Cartago terminar la estación central, una moderna obra que semeja una enorme ave. Marco Monge/La República
Enviar

Máquinas partieron ayer de puerto español

Carabaguíaz frustrado por atraso de trenes

Servicio a Cartago empezaría a operar en abril

Frustración fue la palabra que utilizó Miguel Carabaguíaz, quien tiene a cargo el plan de rehabilitación del tren de pasajeros, cuando se le consultó con qué palabra resumía el sentimiento que le genera el atraso de los trenes que se pondrán a operar en la ruta a Cartago.
A uno le gustaría que las cosas se den más rápido, pero suceden situaciones que se escapan de las manos, justificó.

201302262222100.n22.jpg
El sentimiento de Carabaguíaz no es para menos, tomando en cuenta que habían prometido a los cartagineses poner a operar el servicio hacia la capital desde el año pasado.
Sin embargo, problemas que ha enfrentado la naviera a la que se le encomendó traer las máquinas que servirán la nueva ruta, han imposibilitado tenerlas a tiempo.
Apenas ayer zarparon del puerto español de Santander las seis naves.
Serán tres semanas lo que tarden en llegar a Moín. Eso sumado a que las tarifas de ese nuevo destino estarán listas en abril, podría decirse que no será hasta ese mes cuando los brumosos podrán desplazarse sobre rieles hacia San José y viceversa.
La puesta en funcionamiento del tren fue una promesa que hizo la presidenta Laura Chinchilla a los cartagineses desde el primer año de su mandato.
Dijo que llegaría en tren en setiembre de 2012 para los actos de celebración previos a la Independencia.
Esa fue la única promesa que cumplió, pues llegó a la Vieja Metrópoli sobre rieles, aunque uno de los trenes se descarrilara por problemas que sufría la vía férrea en ese entonces.
Pero no todo ha sido negativo con el atraso, ya que le permitió a Incofer afinar la vía, a la Municipalidad de Cartago terminar la estación central y al Colegio Federado de Ingenieros y de Arquitectos y a la Universidad Uaca, concluir los andenes.
LA REPÚBLICA corroboró que son detalles los que faltan en la infraestructura para que se puedan poner en operación los trenes hacia la ciudad de la brumas, en un recorrido que realizó con Carabaguíaz el viernes anterior.
El viaje partió del moderno andén que donó el Colegio de profesionales, ubicado en Curridabat, y llegó hasta la estación central, donde esperaba una impresionante obra que no tiene nada que envidiar a las estaciones de las ciudades modernas.
Con la puesta en marcha del tren de pasajeros a la Vieja Metrópoli se busca que sus habitantes tengan un medio de transporte más ágil para desplazarse a sus lugares de trabajo.
La falta de inversión para aumentar la capacidad de las carreteras de acceso a la ciudad brumosa y a la capital condena a quienes viven o trabajan en Cartago a sufrir varios minutos de presa al día.
Se estima que en horas pico, se han llegado a consumir hasta media hora más de la que demanda el recorrido entre ambas ciudades cuando el tránsito está fluido.

Danny Canales
[email protected]

Ver comentarios