Alvaro Madrigal

Alvaro Madrigal

Enviar
Jueves 18 Septiembre, 2008

De cal y de arena
¿Cansado o harto?

Alvaro Madrigal

Al presidente Calderón Guardia la oligarquía también le declaró la guerra. Pero lejos de cansarse, de rendirse, de desfallecer o de plañir, él encaró el desafío. En su biografía nos dice: “Tenía ante mí esta alternativa: o gobernaba atendiendo los intereses creados, por más que ellos representan la perpetuación de los privilegios y predominios basados en el injusto trato económico dado a las clases trabajadoras, o bien me disponía a cumplir con mis deberes como Jefe de Estado... para buscar un remedio a la inmerecida indigencia de los proletarios y para procurar el advenimiento de normas e instituciones que mejoraran la condición económica, moral y social de nuestros campesinos y obreros”.

El presidente Arias Sánchez notifica al país que está cansado. Más que cansado, lo veo harto, abatido, rendido, sin esperanzas, desprovisto de la grandeza con que lo pintaba la propaganda oficial. Lo veo sin liderazgo, sin carisma. Como que tiró la toalla en cosa de semanas. Está como el marido (o el novio) despechado tras un apasionado amor, pleno de intensas emociones, como no podía ser de otro modo dada la esmerada dedicación de la oligarquía hacia él, su delfín desde mucho tiempo atrás. Súbitamente la luna de miel terminó y la ruptura lo deja sin el goce de los mimos que le dispensó la “popocracia” y que él bastante usufructuó. No es fácil admitir que en un político de tanto colmillo y experiencia, secretario del PLN, ministro, diputado y Presidente de la República, no resista la crítica por despiadada que sea, ni entienda que el desafío le obliga a tomar una resolución de la envergadura de aquella que tomó Calderón Guardia.

Más cardos en un jardín de por sí espinoso:
* Doña Laura Chinchilla, Vicepresidenta de la República y aparente delfín(a) del régimen, sin percatarse de que el periodista le halaba de la lengua, proclama que a partir de la sentencia de la Sala Constitucional que ordenó abrir sin límites ni condiciones el expediente de la venta de bonos a China, nada se va a dejar fuera del acceso de la prensa. Entonces ¿a qué tratamiento sometía el gobierno la información antes de ese mandato de la Sala?
* Un periodista le hala la lengua al diputado Francisco Molina, vocero de la fracción del PAC. Dice estar afligido y que no celebra la resolución de la Sala Constitucional que detuvo la marcha de uno de los proyectos de ley satélites del TLC. Entonces, ¿no es que el PAC agotaría todos los recursos disponibles para someter el Tratado a una purga de sus vicios e impertinencias? Este tropiezo, inesperado y fuera de todo pronóstico, inteligentemente aprovechado podría servir para forzar ese proceso depurador, máxime cuando está en puertas un cambio de régimen en Washington. ¿Arriaría el PAC la bandera de las objeciones al Tratado y al manejo que se dio al referéndum, como se aflojó cuando debió confrontar el resultado de las elecciones de 2006?
• * Los periodistas, ahora con la lengua del Ministro de Comercio Exterior, logran que él llame la atención a la Sala Constitucional por su tardío voto, le imputa daños a compromisos internacionales y acusa a sus miembros de soberbios. ¿No es que fueron los asesores de Ruiz los padres de la chambonada en la ley satélite que provocó el fallo de inconstitucionalidad?