Enviar
Grupo costarricense ofrecerá ocho destinos en playa y montaña para capturar este segmento de mercado
Cadena hotelera apuesta por turismo de parejas
Firma luchará por mercado norteamericano y europeo con un sistema todo incluido personalizado

Costa Rica está ganando terreno como destino paradisiaco para viajes de luna de miel, bodas o de parejas.
Prueba de ello es que en los últimos años actores, cantantes y figuras de la farándula internacional han apostado por el país para realizar este tipo de actividades.
El potencial en este negocio fue el aliciente que motivó a un grupo de empresarios costarricenses a crear una oferta turística y hotelera dirigida a atender este nicho de mercado, la cual fue lanzada esta semana.
Hospedarse en una mansión estilo victoriano en Guanacaste, convivir en un refugio construido con materiales propios del bosque o ser atendido en un hotel flotante con una tripulación dedicada a atenderle, son algunas de las opciones que impulsa Costa Rica Art Lodge.
El grupo está lanzando ocho destinos costarricenses divididos entre playa y montaña, los cuales se promocionan para el turismo de parejas.
Estos sitios de hospedaje se caracterizan por sus bellezas escénicas, el servicio personalizado y diseño de vacaciones bajo un criterio de todo incluido individualizado.
Por ejemplo la pareja selecciona uno o varios destinos dentro de la oferta y el personal se encarga de diseñar el menú y la agenda vacacional diaria con base en una encuesta previa que permita organizar el modelo idóneo que ambos esperan de su vacación.
“Existe una necesidad de una cadena que atienda específicamente a las parejas y que se les atienda a muy alto nivel”, comentó Brian Quesada, gerente de Mercadeo y Ventas de Costa Rica Art Lodge.
La idea como tal se dio hace un año, e implicó la selección del destino y hace un mes se concluyó la labor.
“Estamos pensando en el mercado norteamericano y europeo por ser un producto exclusivo”, agregó en ese sentido Quesada.
Los refugios se encuentran ubicados en Flamingo, Nosara, Pavones en Turrialba, Palmichal en San Ignacio de Acosta, Santa Ana, Sacramento en Barva de Heredia y dos Lodge en Los Sueños en Herradura.
El surgimiento de este tipo de hospedajes se da asimismo como una alternativa en tiempos en que el sector atraviesa uno de sus peores momentos.
LA REPUBLICA procuró obtener información estadística sobre la cantidad de turistas que llegan al país de este segmento. Sin embargo, pese a que se envió la consulta a los voceros de prensa del Instituto Costarricense de Turismo, no se obtuvo respuesta al cierre de edición.
A nivel general, la actividad ha experimentado desde el año pasado una contracción en la llegada de visitantes así como en los tiempos de estadía, los cuales se han reducido.
Se estima que para el cierre de este año la industria turística costarricense decrecería en alrededor de un 11%, de acuerdo con cifras de la Cámara Nacional de Turismo.

Karen Retana
[email protected]


Ver comentarios