Logo La República

Domingo, 9 de diciembre de 2018



INVERSIONISTA


Argentina terminaría impase de una década en 2016

Fabio Parreaguirre [email protected] | Jueves 04 junio, 2015



Argentina terminaría impase de una década en 2016

Argentina podría negociar los términos de un acuerdo con sus acreedores no reestructurados (“holdouts”) en el segundo semestre del año próximo, dando por terminado potencialmente un impase de una década, según el ex secretario de Finanzas, Daniel Marx.
“Cuando hablo de un acuerdo, quizá no sea un arreglo total con todos. Sino más bien un mecanismo por el cual las distintas personas, distintos acreedores no reestructurados sabrían cuáles serían los parámetros de una negociación”, dijo Marx, que fue secretario de Finanzas en el período 1999-2001 durante la crisis económica de Argentina y actualmente es director ejecutivo de la empresa de investigación Quantum Finanzas, con sede en Buenos Aires.
Argentina entró en cesación de pagos por segunda vez en 13 años en julio pasado después de negarse a cumplir con una orden judicial estadounidense de pagar en su totalidad a un grupo de inversores que no entraron en el canje de su cesación de pagos de 2001 por $95 mil de deuda.
Los tenedores de aproximadamente 92% de la deuda repudiada aceptaron recibir nuevos bonos en las reestructuraciones de 2005 y 2010. Pero algunos inversores individuales y fondos de cobertura presentaron una demanda por el pago total en los Estados Unidos, la jurisdicción elegida por Argentina en los acuerdos originales de los bonos.
Los holdouts son liderados por el fondo de cobertura Elliot Management del multimillonario Paul Singer.
La renta que puedan recibir los bonistas no reestructurados depende de los rendimientos de salida y cuántos instrumentos distintos de acuerdo se diseñen, dijo Marx.
“Si de golpe tenemos –como es probable- un ajuste de los márgenes aplicables a Argentina, ese tipo de bono vería aumentar su precio”, dijo Marx en una entrevista con Bloomberg Brief Latin America el 22 de mayo.
La batalla legal limitó el acceso del país a los mercados de capital internacionales hasta que se acuerde una resolución.
Argentina podría emitir deuda indirectamente a través de ventas o de la flotación de deuda interna en moneda extranjera que podría ser adquirida por entidades o inversores internacionales, dijo Marx, pero sería a una tasa de interés más alta cobrada a Argentina que al promedio de sus pares.
Si se llega a un acuerdo con los bonistas, será elaborado por un nuevo presidente. En octubre el país votará para reemplazar a Cristina Fernández de Kirchner, cuyo segundo mandato expira este año y que está imposibilitada de presentarse para un tercero.

Bloomberg