Alto costo y poca demanda frenan ingenierías en zonas regionales
“Una de sus principales acciones de Conare es la regionalización. Llevar la oferta académica dependerá de la demanda”, explicó Olman Madrigal, investigador. Gerson Vargas/La República
Enviar

Que una universidad pública ofrezca carreras de ingenierías en zonas regionales le representa una alta inversión para el desarrollo de laboratorios y la compra de equipos.

Por esto, si no existe demanda por parte de los estudiantes de estas zonas, no estará disponible dentro de su oferta académica.

“No es correcto que no se quiera llevar este tipo de carreras. Estamos encantados de ofrecerlas pero la demanda debe ir acorde con el esfuerzo institucional. No es solo abrir un aula y se acabó; se trata de instalar laboratorios, equipos especializados, docentes académicos desplazándose”, aclaró Olman Madrigal, investigador del Consejo Nacional de Rectores (Conare).

El Conare trabaja para facilitar a los estudiantes de las sedes regionales que no haya desarraigo. Pero mientras esto sucede, ¿están destinados esos universitarios a matricular solamente lo que ofrecen esas sedes?

Para favorecer el acceso y equidad, las universidades públicas realizan diversas acciones.

La Universidad de Costa Rica implementó el programa de admisión diferida, que combina elementos como el número de colegios donde un 15% de los estudiantes que aplicaron para el examen de admisión lo aprobó en fase ordinaria de concurso, la preferencia vocacional, nota de admisión, cantidad de cupos ofrecidos en cada carrera, entre otros.

El Tecnológico de Costa Rica también ofrece la oportunidad de ingresar a un grupo de estudiantes de escasos recursos económicos de colegios públicos, de distritos de bajo índice de desarrollo social y que hayan quedado en condición de elegibles en su prueba de admisión.

La Universidad Estatal a Distancia presenta un sistema de admisión abierto, que permite a cualquier bachiller acceder a estudios universitarios. Adicionalmente, cuenta con acciones concretas para brindar acceso a poblaciones con discapacidad e indígenas. 

“Es importante llevar educación superior a estas zonas porque les abre la posibilidad a los estudiantes y sus familias, es un potencial de movilidad social”, resaltó el investigador .

De las 61 sedes de universidades estatales, 23 se ubican en la zona urbana de la Región Central. Las demás quedan repartidas en el resto del país.

El estudio “¿Qué produce y cuánto cuesta la educación universitaria estatal en Costa Rica?”, de la Academia de Centroamérica, advierte que una mayor desconcentración geográfica contribuirá a reducir las brechas socioeconómicas que se observan a nivel regional, buscando mayor equidad y generación de oportunidades de progreso.


Región Central acapara sedes


Según la distribución de las sedes de universidades estatales, la gran mayoría se ubica en la Región Central. Por ejemplo, la mitad de las sedes de la UCR se encuentran allí.

Región UCR ITCR UNA UNED Total
Central 6 3 2 12 23
Chorotega 2 0 2 6 10
Pacífico Central 1 0 0 5 6
Brunca 1 0 2 6 9
Huetar Atlántica 2 1 0 4 7
Huetar Norte 0 1 1 4 6
Total 12 5 7 37 61

Fuente: Academia de Centroamérica

Ver comentarios