Agotados jóvenes de ropa express
Las nuevas generaciones están dispuestas a pagar más por prendas de mejor calidad y muestran estar agotados de ropa express, prefieren algo que les dure más tiempo. Bloomberg/La República
Enviar

Agotados jóvenes de ropa express

 

Llamémoslo fatiga de la moda rápida. Después de haberse conformado con géneros y una fabricación de niveles más bajos, la Generación del Milenio (los nacidos entre 1976 y 2001) está impulsando nuevamente una ropa de mejor calidad y las cadenas comienzan a entender el mensaje.
Gap Inc., el comerciante minorista más grande de los Estados Unidos en indumentaria especializada, y Uniqlo de Fast Retailing Co. pueden cobrar más por prendas básicas de mejor calidad.


Hasta los reyes de la moda rápida, Inditex SA, Hennes Mauritz AB y Forever 21 Inc. están persiguiendo a clientes más exigentes con marcas de alta gama.
“Yo puedo usar ropa estilo Forever 21 o H&M un máximo de dos o tres veces hasta que parece empezar a deshacerse o a encoger con el lavado”, dijo Kendra Melnychuk, una instructora de buceo de 25 años en la Universidad de Chicago. “Ahora que ya no estamos en la escuela esa clase de ropa no es una opción. Es necesario lucir bien en todo momento, y no se puede comprar ropa nueva todos los meses”.
El avance de la moda rápida sorprendió al sector estadounidense de la indumentaria este último decenio con un modelo que lanzaba los estilos de las pasarelas a las tiendas en apenas semanas a precios rebajados, lo cual llevaba a la gente a comprar montones de ropa de moda desechable.
La recesión incrementó su atractivo y los comerciantes minoristas ansiosos por capturar ventas a menudo bajaron la calidad para competir en precio.
“Hay un sector enorme de compradores que se hartaron de la moda rápida y la novedad y están totalmente agotados”, dijo en una entrevista telefónica David Wolfe, director creativo del Doneger Group, un pronosticador de tendencias con sede en Nueva York. “Existe una gran oportunidad ahora para las prendas básicas de calidad a un precio muy bueno”.
En tanto los estadounidenses compraron 19.400 millones de prendas de vestir el año pasado, una disminución de 5,3% respecto de 2010, el valor de las ventas creció casi 5% hasta $238.700 millones, lo que demuestra que los consumidores aceptaron precios más altos, según la Asociación de Indumentaria y Calzado de los Estados Unidos, un grupo del sector.
En promedio, esto significaría que cada persona gastó alrededor de $910 en 62 prendas.
Gap, la marca homónima de la firma, invirtió en mejoras de su mercadería a partir de esta primavera y los clientes lo percibieron, dijo en una entrevista telefónica Mark Breitbard, presidente de la división Norteamérica. La empresa empleó etiquetas, carteles en las tiendas y capacitación para sus empleados con el fin de destacar los tejidos específicos, la textura y el diseño de la mercadería, dijo.
Destacar los detalles sobre un género en una etiqueta es una de las maneras que tienen los comerciantes de indumentaria de dar a conocer la calidad de los materiales y la fabricación.
Uniqlo hace alarde de las características de su ropa térmica Heattech en avisos publicitarios, en tanto J. Crew utiliza su catálogo para mostrar la lana de cachemira que produce en asociación con una fábrica italiana.
Las ventas de Gap en su año fiscal corriente se reactivaron 6,4% respecto del año pasado, impulsadas por los aumentos en Norteamérica.
Esto llevó la acción de la empresa con sede en San Francisco un 90% más arriba hasta $35,26 en 2012, el segundo aumento en el Índice Minorista de Standard Poor’s 500.
Inditex, el operador de Zara, dijo que los ingresos crecieron 17% en el primer semestre. La empresa de Arteixo, España, también abrió su primera tienda estadounidense Massimo Dutti en la Quinta Avenida de Nueva York este mes.
“La cultura estadounidense ha sido ‘Quiero más por menos’, y me parece que eso está cambiando”, dijo en una entrevista telefónica Robin Lewis, consultor minorista con sede en Nueva York. “Está siendo impulsado por los jóvenes de hoy, la Generación del Milenio. Están cambiando la época, y la calidad comienza a imponerse sobre la cantidad”.

201211122316320.bb.jpg

Bloomberg


Ver comentarios