Enviar
Activos españoles amenazados por expropiaciones

Grupo Ezentis es una empresa de ingeniería española que construye y opera redes telefónicas y eléctricas en España y América Latina. “Alrededor de dos tercios de los ingresos de la compañía provienen de América Latina y eso sigue creciendo”, dijo el presidente Manuel García-Durán. Sin América Latina, Ezentis estaría atrapada dentro del moribundo mercado español, donde está perdiendo dinero.
Ezentis, con sede central en Sevilla, es una de cientos de empresas españolas con una gran exposición a las economías de América Latina. Desde 1992, las corporaciones españolas invirtieron US$117 mil millones en operaciones latinoamericanas, según los datos que reunió Bloomberg.
Las adquisiciones fueron bastante constantes, especialmente en los últimos diez años, lo que llevó a la prensa a calificar el fenómeno de Reconquista, en referencia a los conquistadores del siglo XVI, informa Bloomberg Businessweek en su edición del 21-27 de mayo.
La compra de YPF de Argentina por la petrolera española Repsol YPF S.A. fue la operación de mayor monto, mientras que Telefónica fue la compañía que realizó más adquisiciones, gastando US$41 mil millones en 40 transacciones. Los ejecutivos españoles apostaron a que la región había dejado atrás la inestabilidad de la década de 1970, cuando Venezuela nacionalizó la industria petrolera y Chile expropió las minas de cobre.
En términos generales, la apuesta tuvo buenos resultados, aun cuando los españoles tuvieron que sortear el impago de la deuda y la devaluación que dispuso Argentina en 2001-2002. Telefónica, con sede central en Madrid, y Banco Santander S.A., las dos mayores compañías españolas, generan casi la mitad de sus ventas en América Latina: las ganancias latinoamericanas de Telefónica en el primer trimestre superaron a las nacionales por primera vez en su historia.
Las 200 empresas españolas que cotizan en bolsa generan el 18% de sus ingresos en América Latina, según datos que reunió Bloomberg —un puntal vital para esas compañías en momentos en que España tiene dificultades para crecer.
Sin embargo, justo cuando la vacilante economía española más necesita al imperio comercial que construyó en sus excolonias, una ola de populismo en algunos de los países de la región ricos en recursos amenaza sus activos. En abril, la presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner tomó el control de YPF de manos de Repsol YPF, alegando que los ejecutivos españoles permitieron que la producción de YPF se redujera al escatimar las inversiones. Repsol niega la acusación.
Semanas después de la expropiación de YPF, Evo Morales, presidente de Bolivia, envió un ejército a tomar el control de la operadora de la red eléctrica del país, subsidiaria de Red Eléctrica Corp. S.A. de Madrid. “No nos sorprendería que hubiera más nacionalizaciones”, escribió Marcos Buscaglia, economista jefe para Latinoamérica de Bank of America Merrill Lynch en Nueva York, en una nota de investigación del 4 de mayo. “A menudo vienen en oleadas”.
Hace una década, el capital español era muy buscado en la región. Hoy la mayoría de los países latinos tienen abundantes reservas en divisas y bancos fuertes. Las relaciones con China con frecuencia son mucho más importantes que los lazos con España. “América Latina ya no nos necesita”, dijo José Ignacio Torreblanca, responsable de la oficina madrileña del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores. “Ahora está globalizada, la relación es muy asimétrica y, en cualquier relación asimétrica, hay riesgos”.

Bloomberg/La República
Ver comentarios