Desafío para China, oportunidad para Costa Rica
Enviar

Gigante asiático busca proyectos de infraestructura en la región

Desafío para China, oportunidad para Costa Rica

Liderazgo en el transporte marítimo mundial, entre sus objetivos

RESUMEN EJECUTIVO

En la medida en que Costa Rica ofrece una solución a los problemas de China como transportista marítimo mundial, podemos esperar un trato favorable para los proyectos de infraestructura en este país.
China está activamente buscando varias inversiones potenciales en la región, principalmente en el sector de logística.
En Costa Rica, las empresas chinas quieren construir una refinería de petróleo y ampliar la carretera al Caribe.


En la medida en que Costa Rica ofrece una solución a los problemas de China como transportista marítimo mundial, podemos esperar un trato favorable para los proyectos de infraestructura en este país.
China está activamente buscando varias inversiones potenciales en la región, principalmente en el sector de logística.
En Costa Rica, las empresas chinas quieren construir una refinería de petróleo y ampliar la carretera al Caribe.
Podría ser que China esté interesada en estos proyectos al considerarlos buenos negocios.
O puede ser parte de un plan que busca fortalecer la posición de China en las operaciones marítimas internacionales.
Los productos sobrantes de una refinería serían llevados por barco a los mercados de exportación.
Una carretera entre Río Frío y Limón podría eventualmente ser parte de un sistema de ferrocarril-carretera que conectaría el Caribe con el Pacífico.
Otras iniciativas chinas recientes en la región están igualmente relacionadas con las operaciones de transporte.
Una empresa china ganó y perdió en un lapso de 60 días un contrato de $4,4 mil millones para construir un tren bala entre Ciudad de México y Querétaro.
Las compañías chinas han propuesto canales secos en Guatemala, Honduras y México en los últimos dos años.
En un canal seco, los trenes de carga conectarían los puertos del Pacífico con los del Caribe.
El proyecto más polémico de la región en el que está involucrada una compañía china consiste en un canal interoceánico en Nicaragua, lo suficientemente ancho y profundo para recibir los buques más grandes del mundo.
El proyecto no tiene sentido económico, si se considera como un negocio, dijo Elliott Abrams, asesor principal del Consejo para Relaciones Exteriores, y secretario adjunto para Asuntos Interamericanos en la administración de Ronald Reagan, en una entrevista el mes pasado con JOC.com, un sitio dedicado a las noticias de la industria marítima mundial.
El transporte oceánico es un sector clave para China, que recientemente superó a Corea del Sur como el mayor constructor de navieras a nivel mundial.
China además cuenta con la tercera flota mercante más grande del mundo, medida por toneladas transportadas.
Las inversiones en logística en una zona situada a menos de 1.500 kilómetros de Florida y Texas, pueden ayudar a China para disuadir a Estados Unidos de apoyar los reclamos de varios países, entre ellos Indonesia, Japón, Malasia, Filipinas y Vietnam, acerca de las aguas situadas a menos de 1.500 kilómetros de Hong Kong.
Varias de las rutas marítimas más importantes del mundo atraviesan el Mar de China Meridional, por no hablar de los recursos de hidrocarburos potencialmente valiosos que podrían encontrarse por debajo del agua.
El soporte para ocho países en esta zona es parte de la doctrina "Asia Pivot" —el giro asiático—, de la administración de Barack Obama, que busca aprovechar las oportunidades de negocios en varias economías boyantes.
Pero el programa al mismo tiempo trata de limitar la influencia china en una zona, desde la perspectiva de Beijing.
Algunas de las rutas de navegación más estratégicas del mundo, incluso las de la India, África y Europa, pasan por esta zona.
Vigilancia y defensa en el mar de China Meridional son una prioridad para nosotros, dijo el presidente chino, Xi Jinping, en la cumbre del G-20 de la semana pasada en Australia.
Como parte de una estrategia para hacer valer sus derechos, China ha intentado ofrecer un trato a Malasia, en que los dos países compartirían los beneficios de los recursos de transporte en el mar de China Meridional, así como de hidrocarburos, a expensas de los demás reclamantes.
Otra apuesta que podría estar considerando China en su acercamiento a Centroamérica es la de suavizar una posible influencia de Estados Unidos en el patio chino.
El plan chino podría ser exitoso o no.
Mientras tanto, la motivación china de ampliar su presencia logística en esta zona, podría crear oportunidades interesantes para Costa Rica.

201411192316460.n1.jpg

Fred Blaser
Co presidente
República Media Group

Colaboró en esta nota Danny Canales

Ver comentarios