Enviar
Banco de Costa Rica será el encargado de definir el inmueble a donde se trasladarán los diputados
Villanueva delega decisión sobre nuevo Congreso
Edificio que albergaría a los legisladores a más tardar a principios de 2012, no necesariamente sería el Mira, que se ubica en Zapote

Los diputados ya no definirán a cuál edificio se mudarán para cumplir con la orden de desalojo que giró el Ministerio de Salud, pues ahora quienes escogerán la nueva sede serán los jerarcas del Banco de Costa Rica (BCR).
Luis Gerardo Villanueva, presidente del Congreso dispuso mediante un acuerdo del Directorio Legislativo delegarle tal decisión a dicha entidad bancaria y así dejar atrás las críticas en torno a cuál será el inmueble que albergará al Primer Poder de la República.
Momentáneamente, la primera opción sigue siendo el edificio Mira —que se ubica 200 metros al este de Casa Presidencial, en Zapote—; sin embargo, las autoridades del BCR pueden variar y elegir otro inmueble que satisfaga las necesidades, pues aún no es nada definido.
“La intención es que sea el BCR el que realice todas las gestiones de financiamiento y que defina cuál edificio es el más idóneo para albergar la sede del Congreso, de momento la idea es irnos a Zapote, pero esta opción puede variar si el Banco lo considera oportuno”, manifestó Villanueva.
En ese sentido, este Banco tiene tiempo de trasladar a los diputados a más tardar a principios de 2012, cuando se vence el plazo de desalojo otorgado por María Luisa Avila, ministra de Salud; no obstante, se espera que el cambio de sede se lleve a cabo el próximo año.
La idea es que el BCR compre el inmueble por medio de un fideicomiso con el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) y se lo alquile a los diputados durante cinco o seis meses, mientras que edifica una nueva infraestructura en los terrenos actuales, en el marco del denominado Centro Cívico.
Sin embargo, a la fecha no se resuelve el tema del financiamiento, ya que se debe modificar el convenio existente con el BCIE.
“Tenemos que adicionar o bien redefinir el convenio, pues inicialmente el BCIE iba a prestarnos $96 millones para construir un nuevo Congreso al costado este del Parque Nacional, pero este proyecto fue sepultado y ahora será en los terrenos actuales. El plan es realizar un convenio grande que conglomere todo, tanto el alquiler como la construcción de la sede definitiva o bien realizar un addendum, pero no se puede romper el convenio existente, pues habría que pagar una cláusula”, añadió Villanueva.
El acuerdo vigente entre el Gobierno y el BCIE establece que si este se rescinde, se debe pagar una indemnización del 10% del contrato, es decir, de $9,6 millones, pero existe la posibilidad de que solo se tenga que pagar aproximadamente $168 mil, por los gastos administrativos en que han incurrido en la búsqueda de los terrenos hasta la fecha.
A mediados de año, Avila les dio 18 meses a los diputados para desalojar los inmuebles actuales, tras detectar condiciones insalubres en el Edificio Sion y la Casa Rosada, que sirven de oficinas para varios legisladores; el Castillo Azul, sede de la Presidencia del Congreso, y los archivos del edificio principal.

Natasha Cambronero
[email protected]
Ver comentarios