Último iPhone no logra terminar mala racha de Apple en China
Foto Bloomberg
Enviar

Apple necesita desesperadamente otro gran éxito en China y el nuevo iPhone no lo es.

La compañía más valorizada del mundo está contando con la nueva versión de su producto estrella para recobrar el primer lugar en el mercado de smartphones más grande del mundo. Pero a diferencia de años anteriores, el iPhone 7 ofrece poco que llame la atención de los consumidores chinos: no hay modelos más baratos como el SE o el 5C, ni un rediseño radical, ni nuevos colores ni nada que haga saber a primera vista que es el último modelo y el mejor.

El aparato sí tiene mejoras en su cámara, un procesador más barato, mayor duración de batería y un diseño resistente al agua y al polvo. Pero su tamaño y forma no son dramáticamente diferentes. Así como está, el aparato podría recibir una respuesta más gélida que la del iPhone 6 el 2014, que fugazmente llevó a Apple a la primera posición en el país donde se vende 1 de cada 3 smartphones del planeta. La compañía californiana ha perdido terreno contra nombres locales como Huawei Technologies y OPPO, quienes se aprovecharon del estrictamente uniforme diseño de Apple para experimentar con rasgos que llaman la atención de los entusiastas: carga rápida, gran capacidad de almacenamiento, dos cámaras y modelos que soportan diferentes compañías telefónicas.

{l1}iphone_7_llegara_al_pais_en_octubre{/l1}

"La verdad es que no es lo suficientemente bueno" como para recobrar el liderazgo, dijo Jin Di, una analista de IDC. "No hay innovación y hay pocas mejoras".

Comerciantes con los que IDC ha hablado como parte de una encuesta regular sobre la industria esperan que las ventas sean menores que el récord que registró el iPhone 6 y que en cambio igualen las ventas de las versiones actualizadas iPhone 6S y iPhone 6S Plus lanzadas en 2015.

"Acabamos de bajar nuestras expectativas (para el iPhone) y eso es porque Apple no es capaz de otorgar una buena experiencia al cliente ni tampoco puede ofrecer ninguna tecnología nueva en los smartphone", agregó, rehusándose a especificar sus pronósticos.

Durante años, China impulsó el crecimiento espectacular de Apple, incluso cuando la demanda de smartphones decaía en otros lugares. Pero la desaceleración del país, enredos regulatorios y --principalmente-- el ascenso de alternativas más baratas locales pero igual de buenas tuvieron un gran efecto. Mientras que un iPhone 6S de 16 gigabytes parte en 5.288 yuanes ($793), el modelo más sofisticado de Huawei, el P9, cuesta 3.688 yuanes e incluye 64 gigabytes de almacenamiento, escáner de huella digital y cámaras dobles.

Apple cayó al quinto lugar el último trimestre luego de que sus ingresos en la Gran China -que incluye a Hong Kong y Taiwán- cayeran un 33%.

El país continúa siendo crucial para el negocio, especialmente con mercados desarrollados saturados y Apple explorando países prometedores como India, donde los precios mandan y la compañía estadounidense apenas aparece en los listados de mercado. Y con una cantidad estimada de usuarios cuatro veces más grande que la de los Estados Unidos, China también es clave para que Apple pueda obtener mayores ingresos por contenidos y servicios.

Apple todavía puede destacarse en 2017, cuando se espera que presente una versión mejorada que coincidirá con el décimo aniversario del debut del iPhone. Podría sorprender al mercado con características hechas a la medida del consumidor chino que está acostumbrado a pedir comida o reservar taxis a través de servicios por celular.


Ver comentarios