Enviar
Chávez da 72 horas “al embajador yanqui” en Caracas para salir de su país
Se tensan relaciones entre Venezuela, Bolivia y EE.UU.

La violencia se extiende por el territorio boliviano y causa ocho muertos


Caracas y La Paz
EFE

Hugo Chávez, presidente de Venezuela, concedió ayer 72 horas de plazo a Patrick Duddy, embajador de Estados Unidos en Caracas, para salir del país, en un acto que dijo era de solidaridad con el Gobierno de Bolivia que el miércoles hizo lo propio.
“Ya basta de tanta mierda de ustedes, yanquis de mierda”, remarcó Chávez en un acto político nocturno en el estado de Carabobo, en el que dijo que también ha ordenado el inmediato regreso a Caracas del embajador de Venezuela en Estados Unidos, Bernardo Álvarez, “antes de que lo echen” de Washington.
Además, añadió, “comenzamos desde este momento a evaluar las relaciones diplomáticas con el Gobierno de Estados Unidos”, al que responsabilizó de lo que pueda suceder con la compraventa de petróleo, del cual Venezuela es el quinto mayor proveedor de Estados Unidos.
“Cuando haya un nuevo Gobierno en Estados Unidos mandaremos un embajador. Cuando (llegue a la Casa Blanca) un gobierno que respete a los pueblo de América Latina”, añadió antes de exclamar: “¡Yáyanse al carajo, yanquis de mierda, que aquí hay un pueblo digno. Váyanse al carajo cien veces!”.
Chávez agregó que hacía responsable “de todo esto y de lo que pueda ocurrir”, al gobierno de Estados Unidos, al que acusó de estar “atrás de todas las conspiraciones contra nuestras pueblos”, en especial la que denuncia en su contra y contra el Gobierno de Bolivia. Advirtió de que si fruto de su decisión, que supone una virtual ruptura de relaciones, el gobierno del presidente estadounidense, George W. Bush, decide
atacar de alguna forma a Venezuela, ordenará la suspensión de las exportaciones de crudo.
El jefe de Estado de Venezuela también hizo votos para que “algún día, más pronto que tarde”, el pueblo de Estados Unidos tenga un gobierno “con el que se pueda conversar y que respete a los países y a los gobiernos de América Latina”.
Mientras tanto las relaciones entre Washington y La Paz entraron ayer en una nueva fase de tensión después de que los Gobiernos de Bolivia y Estados Unidos decidieran declarar “persona non grata” a sus respectivos embajadores y expulsarlos del país.
Estados Unidos resp
ondió ayer con igual dureza y en menos de 24 horas a la decisión del presidente boliviano, Evo Morales, de expulsar del país al embajador estadounidense, Philip Goldberg.
Washington anunció ayer por la tarde que ha declarado al embajador boliviano ante la Casa Blanca, Gustavo Guzmán, “persona non grata”.
“En respuesta a una acción injustificable y en concordancia con la Convención de Viena, hemos informado oficialmente al Gobierno de Bolivia de nuestra decisión de declarar al embajador Gustavo Guzmán persona non grata”, señaló en un comunicado el portavoz del Departamento de Estado, Sean McCormack.
McCormack calificó la decisión de Morales de “un grave error que ha dañado seriamente la relación bilateral”, y rechazó las acusaciones vertidas contra Goldberg, al afirmar que “no tienen fundamento”.
Por otro lado al menos ocho personas murieron ayer en Bolivia en un enfrentamiento entre civiles dentro de la ola de violencia que vive por tercer día consecutivo el país, azotado por las protestas contra el gobierno en varias regiones autonomistas.
El enfrentamiento más grave de este conflicto tuvo lugar ayer en las cercanías de la norteña y amazónica ciudad de Cobija (capital regional de Pando), donde grupos de opositores y de afines al Gobierno se enfrentaron con armas de fuego esta madrugada.
Un ingeniero de la Prefectura de Pando, un concejal de la localidad de Porvenir y dos campesinos murieron en este choque, según el primer informe del Gobierno que horas más tarde elevó a ocho el número de muertos, sin descartar que haya más víctimas.
El prefecto de Pando, el opositor Leopoldo Fernández, admitió en declaraciones a un canal de televisión que la situación en su región es “incontrolable”, “escapa al control de las autoridades” y aseguró que se ha instaurado el “caos y anarquía”.
Ver comentarios