Enviar
Estilo poco confrontativo de mandataria fortalece a grupos sociales
Resurge poder sindical
Lucha por evitar concesión de los muelles de Limón y Moín reagrupa al sector sindical
Empresarios piden al gobierno insistir en modelo privado


Tras estar a la sombra durante los últimos años, los sindicatos asestaron un fuerte golpe el fin de semana pasado, en su lucha contra el Gobierno por imponer su modelo de desarrollo.
El rechazo de los trabajadores de Japdeva a la concesión de los puertos de Moín y Limón, a pesar de la millonaria indemnización ofrecida de $137 millones, no solo echa por tierra los planes gubernamentales por el momento, sino que también une y fortalece al sector sindical.
Y es que durante el gobierno de Oscar Arias (2006-2010), los grupos sociales no solo perdieron fuerza y protagonismo en las decisiones nacionales, debido al estilo de gobernar del mandatario, sino que también perdieron el pulso con el Poder Ejecutivo, por la aprobación del Tratado de Libre Comercio con Centroamérica y Estados Unidos, lo que significó un duro revés a sus intereses.
Con el cambio de gobierno en mayo de 2010, Laura Chinchilla, presidenta de la República, ofreció mayor espacio a los sindicatos y al mismo tiempo ha evitado la confrontación con ellos, lo que les ha permitido ganar terreno.
“Sin duda alguna, el sector sindical ha salido fortalecido en el país, especialmente los grupos de Limón. La decisión tomada obligada al Gobierno a dialogar como única opción. El Gobierno de Arias quitó poder y presencia a los sindicatos, pero con esta resolución vuelven a tomar fuerza”, expresó José Carlos Chinchilla, sociólogo de la Universidad Nacional.
El viernes anterior, los trabajadores de Japdeva decidieron reelegir a Ronaldo Blear como secretario general de su organización, lo cual significó un espaldarazo a la negativa de dar en concesión los puertos de Moín y Limón, como pretende la actual administración.
La victoria obtenida por Blear podría ser capitalizada de diversas formas por los sindicatos.
“El triunfo podría consolidar a Blear dentro del sindicalismo, ya que bajo su liderazgo se enfrentó al poder político exitosamente. Ahora tiene más poder de diálogo y dejó en evidencia quién tenía la razón”, manifestó Manuel Rojas, politólogo de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales.
Parte del resurgimiento del poder de los sindicatos, se debe a la forma de gobernar de la mandataria, quien trata de evitar la confrontación a toda costa.
Dicho estilo habría permitido la derrota del grupo sindical favorable a la concesión, ya que no fue hasta dos días antes de la elección, que Chinchilla se pronunció a favor del proceso de concesión.
“Lamentablemente, doña Laura no le dio la importancia que requería esta elección, no se vio por ningún lado; por eso, muchos trabajadores estaban desmotivados y tuvieron miedo de cambiar las cosas, ya que el Gobierno nunca reiteró el compromiso de dar la indemnización hasta pocos días antes de la elección”, expresó Douglas Brenes, sindicalista a favor de la concesión de los muelles.
Sobre este tema, algunos de los principales líderes sindicales toman con cautela el triunfo, ya que consideran poco prudente lanzar las campanas al vuelo.
Esto porque consideran que el Gobierno, los empresarios y algunos medios de comunicación, seguirán presionando a favor de la concesión y de la merma de los derechos de los sindicatos.
“La victoria del pueblo de Limón y de todos los sectores populares progresistas, sociopolíticos y cívicos, que representaron las elecciones de Japdeva, no debe llamarnos a engaño, no debe obnubilar nuestro pensamiento, no debe llenarnos de triunfalismos irresponsables y de sueños románticos. La lucha continuará pues los sectores hegemónicos dominantes no van a renunciar a la apropiación de un bien patrimonial de tanta potencialidad de reproducción de capital y de retorno pronto de la eventual inversión, como lo constituyen los muelles de Limón y de Moín”, concluyó Albino Vargas, secretario general de la Asociación Nacional de Empleados Públicos y Privados.
Se intentó obtener las impresiones de Ronaldo Blear, líder sindical de Japdeva, pero no respondió a los mensajes.
Por otra parte, el sector empresarial considera que la designación de Blear, sí podría afectar los planes de dar en concesión los muelles de Moín y Limón.
Sin embargo, concuerdan en que al margen de esta situación, el Estado debe hacer lo que corresponda, con el objetivo de impulsar la modernización de los principales puertos del país y mejorar la competitividad.
“El Gobierno debe continuar con los planes para garantizar que los puertos del Caribe sean eficientes y contribuyan con la competitividad de los sectores productivos y creemos que la mejor manera de garantizar esto, es por medio de la concesión”, manifestó Martha Castillo, vicepresidenta de la Cámara de Industrias de Costa Rica.
Eso sí, añadió Castillo, el diálogo futuro no solo debe incluir a los sindicatos, sino también a los empresarios, ya que ellos son los principales usuarios.
Finalmente, destacan que es de vital importancia que el proyecto Limón Ciudad Puerto se lleve a cabo, pues de esta manera se podría allanar el camino para concesionar los muelles en un futuro cercano, sin sufrir mayores atrasos en este proceso.
Esteban Arrieta
[email protected]


Ver comentarios