Enviar
Recorte en gastos y consultorías querían diputados
Plan “B” se queda corto

Satisfacción a medias generan propuestas de Gobierno

El plan “B” del Gobierno para evitar que el déficit siga creciendo se queda corto.
Las medidas alternativas al plan fiscal debieron incluir recortes en gastos superfluos y consultorías, de acuerdo con los principales partidos de oposición.
Eso sí, reconocen que por lo menos “es un comienzo”.
“Por ejemplo, en el sector público hay presupuestados ¢374 mil millones en consultorías, a pesar de que la planilla estatal creció en 46 mil plazas el año pasado”, expresó Luis Fishman, de la Unidad Social Cristiana.
Debido al fracaso del plan fiscal, que pretendía recaudar alrededor de ¢300 mil millones, la mandataria anunció el miércoles un plan “B”, el cual podría ser temporal, en caso de que se reviva el paquete tributario.
En ese sentido, el Gobierno está a la espera de conocer la totalidad del fallo de la Sala IV que declaró ilegal el proyecto, para analizar si lo descarta o no.
Las medidas anunciadas incluyen el congelamiento de salarios y pensiones altas, así como de las dietas en juntas directivas.
Asimismo, se plantea una reforma para reducir la deuda política del 0,11 al 0,08 por ciento de la producción nacional del año trasanterior a las elecciones.
Otra propuesta es la autorización para el traslado de los superávits libres de las instituciones al Gobierno central.
Precisamente ayer, el Gobierno ingresó a la corriente legislativa un proyecto de ley con esos puntos.
“Creo que en su mayoría las medidas anunciadas son de recibo, pero cosméticas; no hay nada de fondo, sobre todo cuando uno sabe que las consultorías se mantienen, así como los gastos superfluos”, manifiesta Danilo Cubero, jefe de fracción del Movimiento Libertario.
Durante el último año y medio, el Congreso discutió el paquete tributario enviado por el Gobierno.
A pesar de que fue aprobado en primer debate gracias al apoyo de Liberación Nacional y Acción Ciudadana (PAC), vicios en el procedimiento seguido para su aprobación, lo dejaron prácticamente enterrado.
Ayer, los socios de Chinchilla en este tema valoraron positivamente las medidas alternativas, pero insistieron en la necesidad de un paquete tributario.
“En general vemos con satisfacción lo señalado por la señora Presidenta, por ejemplo, una propuesta para reducir la deuda política. Sin embargo, no queremos descartar la reforma fiscal, nos gustaría saber si se puede continuar con el tema”, concluyó Manrique Oviedo, jefe del PAC.

Esteban Arrieta
[email protected]

Ver comentarios