Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Jueves 9 Mayo, 2013

En el cierre de la etapa de clasificación la máxima fortaleza de Saprissa se dio por el costado derecho de su ataque y cuatro jugadores han sido fundamentales para el éxito: Jordan Smith, José Luis Cordero, Deiver Vega y Ariel Rodríguez.
La presencia ofensiva del potente defensor derecho ha sido continua, vertical, punzante. Los otros tres jugadores se han dedicado a bajar la pelota, juntarse, asociarse y han dibujado jugadas de pared varias de ellas terminadas en las redes del adversario. La pareja de Vega y Ariel ha sido un dolor de cabeza para las retaguardias enemigas, bien empujados por Cordero y detrás de ellos, un binomio joven, inteligente y equilibrado que forman Tejeda y Golobio. Eso sí, por el costado izquierdo, Saprissa no produce absolutamente nada y es más peligroso un ataque de amebas.
Esto se dio tras la lesión de Diego Madrigal, quien parece que reaparecerá en la serie contra Cartaginés. Su titularidad entonces puede ser de doble filo, depende de a quien siente Ronald González para darle espacio. Se supone que el sacrificado sería Cordero y entonces el técnico estaría rompiendo la parte de su formación más efectiva. Le podría salir el tiro por la culata.
Desde la portería con Donny Grant y siguiendo con Robinson, Badilla, Hernández, Cancela o Estrada, el Saprissa es hoy un equipo común y corriente, nada especial, no presenta la vivacidad o nómina poderosa de un Herediano, de manera que el Cartaginés tiene toda la capacidad para frenarlo y desde luego eliminarlo.
Ya Javier Delgado derrotó al Saprissa en Tibás en un partido memorable de los brumosos; será difícil que el cuadro de la Vieja Metrópoli repita hoy aquella jornada casi mágica, pero tiene equipo para sacar un buen resultado. El empate es magnífico negocio por tener la ventaja deportiva, de manera que el juego de ida podría concentrarse en analizar cómo la mejor defensa del campeonato, la menos vencida, con excelente portero como Torres; defensas de peso y colmillo como Johnson, Villalobos, Flores y Vega, más dos perros de traba de apellidos Fonseca y Montoya, pueda destrozar esa edificación de muy buen fútbol que construyen los talentosos futbolistas morados antes mencionados. Además, del mediocampo para arriba Cartaginés es fuerte: Castillo, Valverde, Jiménez, Chiqui, Leandro, Arauz, Lezcano lo que menos se parecen es un pastel, de manera que en esta serie no hay favorito.

[email protected]