Netanyahu busca nueva relación con Trump de presidente
El jueves, Netanyahu buscó aminorar las tensiones con el Gobierno estadounidense diciendo que “la alianza entre nuestros países es sólida, incluso cuando hay desacuerdos entre nosotros”. Bloomberg/La República
Enviar

Las tensas relaciones entre Estados Unidos e Israel llegaron a otro bajo nivel cuando el secretario de Estado, John Kerry, y el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, se culparon mutuamente por el estancamiento del proceso de paz en Oriente Medio, mientras que el presidente electo Donald Trump se comprometió a partir de cero cuando asuma el cargo el 20 de enero.

En un discurso pronunciado el miércoles en Washington, Kerry dijo que las políticas de Netanyahu que respaldan la expansión de los asentamientos en el este de Jerusalén y en Cisjordania estaban haciendo cada vez más imposible la solución de dos estados para el conflicto Israel-Palestina.

“Si la elección es un estado, Israel puede ser judío o democrático, pero no puede ser ambas cosas”, sostuvo Kerry, y calificó al gobierno de Netanyahu como “el más derechista en la historia israelí”, aseguró.



Minutos después, Netanyahu acusó a Kerry de tener un sesgo anti-Israel y sostuvo que el enfoque de Estados Unidos frente a los asentamientos era “desproporcionado”.

“Este conflicto es y siempre ha sido sobre el derecho mismo de Israel a existir”, dijo Netanyahu. “¿Cómo se pueden hacer las paces con alguien que rechaza tu existencia?”, expresó.

Con apenas tres semanas restantes a la administración de Obama, Netanyahu y Trump ya están mostrando sus ansias de entablar una relación de mayor cooperación. El presidente electo ha criticado a Obama por su decisión de no vetar una resolución de la ONU la semana pasada que critica los asentamientos israelíes y se comprometió a establecer lazos más sólidos con el país una vez que haya asumido el cargo.

Su elegido como embajador ante Israel, el abogado David Friedman, es un férreo partidario de los asentamientos.

En su discurso, Kerry expuso lo que describió como principios centrales para llegar a un acuerdo. Estos son un estado judío y un estado árabe, cuyas fronteras se basarán en el trazado de 1967 con canjes de tierras equivalentes; Jerusalén como capital de ambos estados, con libre acceso a los lugares santos, compensación y asistencia para refugiados palestinos, a los que se ofrecería “opciones” para dónde asentarse, pero su destino final no podría alterar el carácter demográfico de Israel; y el término de todas las reclamaciones pendientes.

El discurso se pronunció en momentos en que Israel enfrenta un creciente aislamiento internacional por las políticas de Netanyahu. Francia está reuniendo a docenas de ministros extranjeros en París el 15 de enero para discutir el conflicto. Autoridades israelíes señalan que esto puede derivar en una propuesta que consideran desfavorable y que posteriormente podría ser llevada a la Organización de las Naciones Unidas para obtener su sello de aprobación.

Netanyahu reiteró las acusaciones de que Estados Unidos impulsó la resolución de la ONU tras bambalinas, incumpliendo el compromiso de proteger a Israel de condiciones impuestas por la ONU. Agregó que compartirá la evidencia de esa colusión con el equipo entrante de Trump; Kerry rechazó la acusación.

El Ministerio de Relaciones de Rusia ridiculizó el discurso de Kerry y señaló en un comunicado que “Es legítimo preguntarse por qué, a menos de un mes de que termine la actual administración, ahora se preocupa de dar a conocer qué piensa sobre Oriente Medio”. Se ha dicho que la administración de Obama estaba “llevando los conflictos políticos internos de Estados Unidos a la agenda de Oriente Medio”.


Ver comentarios