Millonario no hace ciertas cosas y quizá todos deberíamos imitarlo
Este sábado Warren Buffett, multimillonario de 85 años, con una fortuna valorada en $73 mil millones, presentará sus recomendaciones anuales a los accionistas de su empresa Berkshire Hathaway, compañía de inversiones y seguros. Bloomberg/La República
Enviar

 Para todos los que se preguntan: “¿Qué haría Warren Buffett?”, el multimillonario de 85 años ha dado profusos consejos en sus declaraciones públicas y en las cartas anuales a los accionistas de Berkshire Hathaway.
Más allá de que usted sea el comprador de una casa que analiza una hipoteca o un ejecutivo que evalúa una absorción, Buffett tiene algo para todo aquel que quiera llevar una vida más racional y financieramente exitosa.


También existe un catálogo cada vez más amplio de lo que no se debe hacer que Buffett ha transmitido para ayudar a los inversores, a los gerentes corporativos y a sus propios empleados a evitar errores.
Dado que la próxima carta se conocerá el sábado, conviene pasar revista a lo que “Buffett no haría —y probablemente usted tampoco debería hacer— a la hora de invertir:
-No obsesionarse con los movimientos diarios en el mercado de valores: “Ganan los partidos los jugadores que se concentran en la cancha —no los que miran fijamente el tablero de puntajes. Si puede disfrutar de los sábados y domingos sin mirar los precios de las acciones, pruebe en los días de semana”. (Extraído de la carta publicada en 2014)
-No entusiasmarse con las ganancias sobre las inversiones cuando el mercado sube: “No hay razón para dar volteretas con las ganancias de 1995. Fue un año en el que cualquier tonto podía ganar una fortuna en la bolsa. Y nosotros lo hicimos”. (1996)
-No distraerse con los pronósticos macroeconómicos: “El cementerio de los videntes tiene un sector enorme reservado a los analistas macro. De hecho, hemos formulado pocos pronósticos macro en Berkshire, y rara vez hemos visto hacerlos a otros con un éxito sostenido”. (2004)
-No limitarse a un solo sector: “No hay ninguna regla que le imponga invertir el dinero donde lo ganó. De hecho, hacerlo suele ser un error: las empresas verdaderamente grandes, que ganan retornos enormes sobre activos tangibles, no pueden reinvertir durante un periodo extendido una parte considerable de sus ganancias internamente con tasas de retorno elevadas”. (2008)
-No dejarse cautivar por fórmulas; “Los inversores deberían ser escépticos respecto de los modelos basados en la historia. Construidos por un sacerdocio de sabihondos que usan términos esotéricos como beta, gamma, sigma y cosas por el estilo, estos modelos tienden a resultar impresionantes. Generalmente, empero, los inversores se olvidan de analizar las hipótesis detrás de los símbolos. Nuestro consejo: cuidado con los genios técnicos que tienen fórmulas”. (2009)
-No quedarse sin efectivo: “Nunca seremos dependientes de la amabilidad de extraños… Siempre organizaremos nuestros asuntos de manera que cualquier requisito de efectivo que podamos llegar a tener sea pequeño al lado de nuestra liquidez”. (2010)
 


 


 


Ver comentarios