Logo La República

Martes, 18 de diciembre de 2018



MAGAZINE


La televisión del futuro, a merced de las redes sociales

Carolina Barrantes [email protected] | Sábado 18 octubre, 2014



ENTRETENIMIENTO

La televisión del futuro, a merced de las redes sociales

Muchos programas y otros formatos tienen aplicaciones en redes sociales o interactivas

Las redes sociales no se ponen techo en su objetivo de conquistar el territorio de la televisión, más allá de confirmarse como segundas pantallas o de revelarse como herramientas indispensables para analizar las audiencias.
“Twitter es el latido, el sistema nervioso, el pulso de la audiencia” y “una forma para fidelizar a la gente y contar mejor nuestras historias”, explicó durante la feria celebrada a orillas del mediterráneo francés Fred Graver, responsable de Twitter TV.
Se trata de una afirmación que no discuten los expertos internacionales que se congregaron en el mayor mercado del mundo dedicado a la pequeña pantalla, el MIPCOM de Cannes, donde muchos de ellos “tuiteaban” en directo las claves de las charlas y ponencias.
Esa feria clausuró su 30 edición con México como país de honor, casi 13.700 profesionales inscritos y la sensación de que Twitter, Facebook o Instagram son algo más que simples redes sociales.
“Somos parte de la narración”, agregó en una conferencia magistral Graver, quien considera que “lo interesante ahora es saber cuánta parte del negocio de la televisión será Twitter”.
Por ejemplo, esa plataforma ya identifica las secuencias de televisión más comentadas en su universo digital y ofrece que las empresa paguen patrocinios para volver a difundirlas instantes después a través de la plataforma de micromensajes, con la marca del anunciante insertada.
“Muchos programas y otros formatos tienen aplicaciones en redes sociales o aplicaciones interactivas” porque “los productores de contenidos están pensando experiencias completas, de 360 grados”, explicó a Efe una de los responsables de la organización del MIPCOM, Laurine Garaude.
Todo ello, sin mencionar que la interactividad deja un reguero de datos como la geolocalización del internauta o el perfil de los contactos del usuario y sus hábitos de consumo que se muestran muy suculentos para los anunciantes, pero también para los propios productores de contenidos.
El gigante de la distribución audiovisual en Internet Nextflix, que ha facturado en el tercer trimestre del año $1.220 millones, se sirve de algoritmos para diseñar anticipadamente aspectos de sus contenidos en función de lo que vayan a pedir las audiencias, comentó el jefe de contenidos de Netflix, Ted Sarandos.
Esos contenidos audiovisuales, cuyas formas de distribución están en plena mutación, avanzan a gran velocidad hacia la multipantalla en un contexto en el que se prima cada vez más la creatividad y la originalidad.

Cannes / EFE