Vladimir de la Cruz

Vladimir de la Cruz

Enviar
Miércoles 15 Febrero, 2012


PIZARRON
La propuesta del diputado Céspedes

El diputado Walter Céspedes envió a los partidos de Frente Amplio, Acción Ciudadana, Movimiento Libertario, Accesibilidad sin Exclusión y Unidad Social Cristiana un documento con ideas para analizar y sentar las bases de una posible negociación política para una eventual coalición electoral, sin los dos partidos evangélicos y Liberación Nacional (PLN).
El documento es importante como es la posibilidad de esa unidad electoral para las elecciones de 2014 y no solo para el primero de mayo de 2012.
El objetivo del documento es crear un partido en capacidad de derrotar al PLN en las próximas elecciones, y hacer una agenda común que “permita resolver los problemas y desarrollar el país”.
Propone que antes del 30 de marzo haya un acuerdo en este sentido, se integre un Comité Director con dos representantes y dos diputados de cada partido, encargado de llevar a cabo todo el proceso de negociación de esta eventual coalición, elaborar reglamentos y Estatutos de la Alianza e inscribirla en el TSE.
Como lo planteado es un problema electoral, propone una convención abierta para escoger candidato presidencial, con un candidato por partido.
En cuanto a diputados propone dos posibilidades de escogencia, el resultado electoral de 2010 para determinar proporcionalmente y el orden de los candidatos que cada partido escoja en las papeletas comunes de la coalición, o por convención abierta, también, por provincia.
Es una buena intención de continuar el ensayo y esfuerzo de dirigir la Asamblea Legislativa, y en el 14, Zapote, y de demostrarse a sí mismos, que pueden marchar juntos, en la diversidad de partidos políticos que son, careciendo de un programa mínimo a impulsar sin proyectos de ley comunes.
Administrar el Poder Legislativo no es suficiente para esa unidad. Es tan frágil esa administración que el PLN podría votar para que el PAC continúe dirigiendo la Asamblea, sin que pase nada especial en el país, como no se ha sentido este año, produciéndole un daño a esa eventual unidad.
En mi opinión el escenario posible en este momento es la coalición a nivel presidencial, con una sola papeleta presidencial opositora, un programa de gobierno común y una distribución partidaria de ministerios proporcional al resultado de votos de diputados de los partidos que se coaliguen, y la participación individual de cada partido coaligado, a nivel de diputados, con una sola bandera nacional y con la misma en provincias con el nombre de cada partido para distinguir sus diputados.
En cuanto a diputados, cada partido de la coalición con sus propios candidatos permite que los partidos coaligados tengan sus propios representantes y los electores puedan escoger mejor los diputados de la coalición.
Lo ideal de una coalición opositora a nivel presidencial y diputadil es tener papeletas comunes. Esto exige una gran madurez política nacional de estos partidos que lo permita, que parece no existir en este momento, ni están dadas las condiciones para eso.
Mientras, la coalición presidencial permite a cada uno de esos partidos mantener su existencia e independencia junto al Partido Alianza por Costa Rica que pretenden constituir.
La propuesta del diputado Céspedes es por ahora un punto de discusión.

Vladimir de la Cruz