Logo La República

Miércoles, 4 de agosto de 2021



FORO DE LECTORES


La OCDE y lo laboral

Eric Briones Briones redaccion@larepublica.net | Lunes 14 junio, 2021

briones

Eric Briones Briones

Doctor y Profesor en Derecho Laboral

Costa Rica, mediante la firma del presidente Carlos Alvarado (Ley de aprobación del acuerdo de Adhesión de Costa Rica a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico OCDE), el pasado 24 de mayo de 2021, mediante ley no. 9981, pasó a convertirse en el miembro no. 38 del mundo y sexto de América, de dicha Organización Internacional, bajo la consigna de transparencia, celeridad, excelencia en la gestión pública, mejora constante, rendimiento y evaluación de procesos y competitividad, de cara a la globalización.

Si se analiza, este hecho trascendental para la historia patria, a punto de celebrar el 200 aniversario de la Independencia patria, se puede verificar, que, a nivel laboral, va a conllevar varios compromisos, pero a la vez réditos, si se entra con mentalidad resiliente y disruptiva de los parámetros que hasta ahora hemos tenido como sociedad. Lo que no significa en el ámbito laboral, que se pueda pensar en dejar de lado, los principios generales del derecho laboral, legados por nuestros abuelos, hace ya casi 80 años y los cuales de una u otra manera, han sostenido la paz laboral que goza el país.

Expresamente de una evaluación que hiciera sobre nuestro país la OCDE, en el año 2017, sobre el mercado laboral, se recogen las siguientes falencias/retos, que hoy por hoy, persisten:

1) Reducidas oportunidades de empleo, lo cual se ha recrudecido con la pandemia, no obstante, al día de hoy, estamos con tasa de desempleo de aproximadamente un 18%, con la esperanza que el próximo año, caiga en un 15%, conforme, se avance con la vacunación y se logre reactivar la economía mundial.

2) Falta de redistribución equitativa salarial, lo que incrementa la desigualdad, sobre todo entre mujeres y hombres.

3) Alta tasa de informalidad (aproximadamente 40%, hacia arriba), provocada en muchos casos por las políticas públicas de estado, consecuencia de los entrabamientos burocráticos.

4) Falta de reformas estructurales urgentes (sobre las figuras de las jornadas, tipos de contratación, seguridad social, etc.), esto consecuencia de la polarización y fragmentación de los sectores, lo cual provoca, poco acercamiento entre los diversos actores sociales, dentro de un dialogo social oportuno y propositivo.

5) Carencia para hacerle frente, de manera oportuna y sistematizada, a la entrada de mano de obra laboral ilegal migratoria, lo que provoca sobresaturación de la oferta en el mercado y desplazamiento/exclusión de los nacionales, lo cual pone en tela de juicio la misma soberanía entre sus ciudadanos.

Bueno estos son solo algunas de las carencias que vivimos dentro del ámbito laboral y que debemos solucionar, conforme a las expectativas que tenemos, de conformidad con la nueva organización a la que pertenecemos, en pro de una mejor transparencia, calidad de vida y respaldo internacional en el campo de inclusión económico.

Ahora bien, dentro de los retos que tenemos como país, están desde mi óptica profesional, la actualización de la normativa laboral, tanto en el campo público como privado, ya que si bien, hace 4 años, se emitió la ley no. 9343, llamada Reforma Procesal Laboral, esta fue pensada para aligerar los procesos y provocar algunos cambios en el derecho colectivo, no así, en la parte sustantiva y de la seguridad social, los cuales son sostenes indiscutibles, dentro del andamio socio/laboral. Amén, es necesario, propiciar constantemente, con visión apegada a los nuevos tiempos, la negociación transparente entre los sectores sociales competentes, para ir superando los momentos difíciles que se susciten, dentro de la vorágine social. Sin dejar de lado, dentro de los conceptos de trabajo decente y de interés de orden público, el fortalecimiento de los cuerpos inspectivos (CCSS, MTSS, INS). Introduciendo y promoviendo, ante la nueva realidad laboral, provocada por la transformación de las modalidades distintas de empleo (teletrabajo, plataformas, etc.) conforme a las tecnologías de la información y comunicación, los parámetros de armonía y equilibrio entre la vida familiar/personal y de empleo.

Es que como dijo, el Dr. Miguel Ángel Rodríguez Echeverría, al valorar, la entrada de Costa Rica, al llamado club de los países ricos o más desarrollados, en su columna de opinión: es “hora de actuar no de alardear”, no es momento, de medias tintas, “no tengamos miedo al cambio, a innovar, a tomar decisiones políticas, a transformar nuestras instituciones, a acordar nuevas políticas públicas para que podamos obtener los beneficios que nos permitan lograr un rápido crecimiento compartido en favor de nuestros habitantes” (https://www.larepublica.net/noticia/entramos-a-ocde-hora-de-actuar-no-de-alardear).






© 2021 Republica Media Group todos los derechos reservados.