Enviar
FED recupera atractivo

Inversores que van desde Londres hasta Tokio están volviendo a poner su dinero en títulos de deuda emitidos por el Tesoro estadounidense después de la mayor caída en 19 meses, apostando a que ni siquiera un mejoramiento de la economía global podrá reanimar un mercado bajista en bonos.
Este mes, los fondos de cobertura y los grandes especuladores elevaron las posiciones alcistas en los contratos de títulos de deuda emitidos por el Tesoro estadounidense a diez años hasta el nivel más alto desde marzo de 2008. Los rendimientos, que subieron hasta 1,86% el 21 de agosto, provocando las peores pérdidas para los inversores correspondientes a un periodo de cuatro semanas desde diciembre de 2010, sufrirán escasos cambios para fin de año, según la media de los pronósticos de 81 estrategas monitoreados por Bloomberg.
Si bien el mes pasado el empleo y las ventas minoristas subieron, el crecimiento económico estadounidense los dos próximos años se mantendrá por debajo del promedio anual de 3,2% desde 1948, según sondeos de Bloomberg. La tenue inflación, el trastorno de la deuda en Europa, los recortes obligados en el gasto estadounidense y las subas de impuestos después de la elección presidencial, así como también las posibles compras de la Reserva Federal el mes próximo, están incrementando el atractivo de los bonos.
“Todavía estamos en un entorno deflacionario de bajo crecimiento”, dijo Fredrik Nerbrand, responsable global de asignación de activos en HSBC Holdings Plc de Londres, en una entrevista telefónica el 21 de agosto. “En ese entorno, los bonos del Tesoro estadounidense aportan estabilidad y un rendimiento del capital”.
HSBC incrementó la asignación de bonos del Tesoro estadounidense desde el 10% hasta el 13% de su cartera modelo este mes y está comprando deuda con un vencimiento a cinco años.
Más tenencias Gerentes de cartera a cargo de la gestión de unos US$120 mil millones elevaron sus tenencias de títulos de deuda emitidos por el Tesoro estadounidense este mes hasta un 27,6%, el nivel más alto desde 2007 y más que el 23,4% en abril, según muestra un sondeo de Stone McCarthy Research Associates. También mantuvieron su duración, reflejo de cuánto tiempo estará pendiente la deuda en su poder, en 100,3% de lo contenido en los índices de referencia en la semana previa al 21 de agosto, el nivel más alto desde octubre de 2010.
Las expectativas del mercado de opciones con respecto al ritmo de las oscilaciones en los rendimientos permanecen cerca del mínimo en cinco años alcanzado el mes pasado. La volatilidad normalizada sobre las opciones a tres meses para las permutas estadounidenses de tasa de interés a diez años, llamadas “swaptions” (opciones sobre permutas) 3m10y, alcanzó 77,715 puntos básicos al final de la semana pasada, por debajo del máximo del año pasado de 124,5 puntos básicos en noviembre y nuevamente cerca de los 71,8 puntos básicos alcanzados el 23 de julio, que fue el nivel más bajo desde junio de 2007.
Dos meses después de la quiebra de Lehman Brothers Holdings Inc. en setiembre de 2008, el indicador subió hasta un máximo récord de 221,8 puntos básicos.
Los rendimientos de los bonos del Tesoro estadounidense subieron hasta un 1,86% el 21 de agosto desde un mínimo récord del 1,379% el 25 de julio, lo cual se tradujo en pérdidas del 1,6% para los inversores, el nivel más alto en un periodo de cuatro semanas desde diciembre de 2010, muestran índices de Bank of America Merrill Lynch.
Ver comentarios