Derrota de Clinton impide acceso de muchas mujeres al poder
Foto Bloomberg.
Enviar

Cientos de mujeres destinadas a asumir puestos –y así dar brillo a sus carreras- siendo Hillary Clinton la mandataria ahora se enfrentan con la necesidad de aplazar sus ambiciones.

Como la primera mujer nominada para la presidencia por un partido político importante, Clinton expresó su voluntad de formar un gabinete que reflejara el equilibrio de géneros en el país. Las mujeres estaban postulando para jefa de gabinete y secretarias del Tesoro y Defensa, puestos que antes solo habían sido detentados por hombres. Mujeres que han pasado décadas abriéndose camino para ascender en la estructura de poder del Partido Demócrata habrían trabajado en sus Ala Oeste y órganos del Poder Ejecutivo.

“De haber resultado ella electa habría sido el siguiente paso para que muchas mujeres ascendieran en sus carreras y aportaran en el Gobierno Federal”, comentó Marianne Cooper, una socióloga del Clayman Institute of Gender Research de la Universidad de Stanford. “Eso habría hecho normal la presencia de mujeres en roles políticos de primer nivel y habría mostrado cómo sería su liderazgo en Washington”.

Ahora, se ha perdido la oportunidad de poblar los canales del gobierno con una nueva generación de mujeres, muchas de las cuales muy probablemente habrían pasado al liderazgo en el mundo corporativo o en cargos de voto popular.

Administración de Trump

Habrá mujeres en cargos de alto nivel y a lo largo de la administración del presidente electo, Donald Trump, pero la lista de aspirantes es más corta que la de Clinton: las mujeres componen solo el 21% del personal y de los asesores en diversas listas de miembros de equipos de transición.

Entre las aspirantes a empleos en la administración de Trump figuran la administradora de la campaña, Kellyanne, Conway; la ex máxima ejecutiva de World Wrestling Entertainment, Linda McMahon, de quien se dice que está siendo considerada para secretaria de Comercio; y la presidenta del partido Republicano en Michigan, Ronna Romney McDaniel, quien según un reportaje del Detroit News está siendo considerada para dirigir el Comité Nacional Republicano. La hija mayor de Trump, Ivanka, es una de las asesoras más cercanas al presidente electo.

Si bien Trump no ha hecho promesas específicas sobre la diversidad de género o étnica de sus elecciones para cargos, su vocera ha destacado su costumbre de promover a mujeres.

“El presidente electo Trump cuenta con vastos antecedentes de empoderar y dar empleo a mujeres en los más altos niveles de su compañía y, obviamente, vimos esto durante la campaña también”, declaró Hope Hicks. Y agregó: “Esto se mantendrá en su administración”.

Reflejar el mercado

Deborah Gillis, presidenta y máxima ejecutiva de Catalyst, el grupo de estudios y defensa de derechos de mujeres ejecutivas, con sede en Nueva York, opinó que Trump debería asumir un compromiso.

“Mi consejo para el presidente electo Trump es el mismo que le doy a los altos ejecutivos de cualquier compañía: su equipo y sus decisiones serán más sensatos si hay talento diverso en la mesa. Para servir al mercado, usted debe reflejar el mercado, y el mismo principio se cumple para el gobierno: reflejar a todos los ciudadanos”.

Como secretaria de Estado, senadora por Nueva York y primera dama, Clinton por años estuvo haciendo avanzar con ella a otras mujeres, tanto con el ejemplo como dando a algunas la experiencia necesaria para ascender. Las lideresas de los tres principales centros de estudios de tendencia izquierda –Center for American Progress, Urban Institute y New America Foundation- todas han trabajado para Clinton, al igual que la senadora de Nueva York Kirsten Gillibrand.

“Ella dejó florecer a miles”, comentó Ann O’Leary, quien fuera codirectora ejecutiva del equipo de transición de Clinton.


Ver comentarios