Foto 1
Si tiene éxito, el proyecto del Mar Rojo transformará un sector turístico que depende casi exclusivamente de la visita de santuarios sagrados. Bloomberg/La República
Enviar
Ver comentarios