Logo La República

Miércoles, 20 de noviembre de 2019



NOTA DE TANO


A José Guillermo Ortiz no le llegó nada en Liga de Naciones

Gaetano Pandolfo [email protected] | Lunes 21 octubre, 2019

jose guillermo ortiz

El fútbol es un juego que como tal, suma detalles curiosos.

Por ejemplo, los dos primeros goles que le anotó el Saprissa al Cartaginés el miércoles de la semana pasada fueron de exquisita factura.

En el primero, Randall Leal le filtra un pase vertical y con ventaja al joven Manfred Ugalde, quien, con espacio de maniobra, le hace un “quiebre” al defensa Jamesson Scott, “quien pasa recto” y enseguida define y vence la acción de Darryl Parker.

El 2-0 es similar, solo que quien filtra el servicio es Johan Venegas, en la misma zona donde se gestó el 1-0, y el que recibe no es Ugalde, sino Leal, quien de forma cómoda vence la resistencia de Parker.

Lea más: Es hora de que la Selección golpee la mesa

La curiosidad o la interrogante viene al repasar los dos últimos juegos de la Selección Nacional en la Liga de Naciones contra Haití y Curazao, y recordar, con suma frustración, cómo en 180 minutos, los jugadores de la Tricolor NO pudieron, NO supieron, o NO los dejaron los rivales, construir una sola acción similar o parecida a la que dibujaron los morados para anotarle al Cartaginés.

Incluso, y para meterle morbo al tema, recordar que Venegas y Leal, gestores de los goles morados, jugaron con el seleccionado parte de los dos juegos de la Liga de Naciones.

Leal fue titular en el primero y Venegas en el segundo.

José Guillermo Ortiz fue el centro delantero titular de Costa Rica en los dos partidos, no recibió un solo servicio que lo pusiera en posición ventajosa frente a los porteros rivales.

180 minutos de juego, sin recibir una sola pelota de sus compañeros, con espacio o posibilidades de gol.

Lea más: Selección Nacional de Costa Rica presenta su nuevo uniforme

Claro que el cuerpo técnico de turno, para justificar tanta inercia, nos puede salir con que es falta de trabajo, que solo se hicieron tres entrenamientos y otras yerbas repetidas, pero, para los viejos del barrio, el asunto se resume en falta de capacidad de los futbolistas.

Y recalcamos la falta de capacidad – y lo hemos escrito infinidad de veces-, en que jugadas tan buenas, bonitas, exactas, como las que construyó el Saprissa para anotarle al Cartaginés, son flor de un día en el fútbol costarricense. Son excepción a la regla.

La regla es ineficiencia, falta de ritmo, poca imaginación, pasmosa lentitud, cero vértigo, juego predecible que impide precisamente generar fútbol directo, vertical, peligroso, letal, que le pudo permitir, en este caso específico a Ortiz, ubicarse con ventaja al frente de la portería.

[email protected]

NOTAS ANTERIORES


Un premio muy alto

Sábado 16 noviembre, 2019

Johan Venegas fue la mejor figura de Costa Rica en Curazao







© 2019 Republica Media Group todos los derechos reservados.