Logo La República

Viernes, 23 de agosto de 2019



ACCIÓN


Matando al matador

Gaetano Pandolfo [email protected] | Lunes 29 julio, 2019

manfred ugalde pidiendo un balón con escudo de saprissa
Manfred Ugalde, el nuevo Mario Kempes del fútbol costarricense, dicen por ahí. SAP/La República


Mario Alberto Kempes fue campeón mundial con Argentina en 1978, máximo goleador del torneo con seis anotaciones, dos de ellas a Holanda en la final que ganaron los albicelestes 3-1, y declarado mejor jugador del certamen.

El “zurdo de oro” anotó 337 goles en clubes, y 43 anotaciones con la selección argentina.

Jugó en el Instituto de Córdoba, Rosario Central; y en 1976 fue fichado por el Valencia de España, donde se convirtió en ídolo.

En su primer año con el equipo “che” fue máximo goleador de la liga con 24 anotaciones, galardón que repitió en la siguiente campaña con 28 “pepinos”.

En 1981 regresó al fútbol argentino, jugó con River Plate, lo hizo campeón y anotó el gol del título en la final.

Le incumplieron el contrato y regresó al Valencia, cerrando su carrera en el Hércules de Alicante y en Viena, y retirándose en 1992.

Esta brillante trayectoria, pero sobre todo su contundencia y efectividad en las redes rivales, le valieron el calificativo de “Matador”.

Lea más: ¿Cómo amarrar talentos cuando la lealtad al uniforme ya no existe?

Pero ahora, y gracias a la “genialidad” de un sector de la prensa deportiva costarricense, resulta que el Deportivo Saprissa ya tiene a su propio Mario Kempes, nada más y nada menos que el juvenil atacante de 17 años, Manfred Ugalde.

El pasado jueves, un matutino tituló en su portada lo siguiente: “Nace un matador en el Saprissa”, esto con la foto del joven Ugalde.

En otras palabras, lo que a don Mario Kempes, hoy comentarista de televisión de ESPN, le costó la friolera de 380 goles en clubes y selección, para que le dieran el calificativo de “Matador”, gracias a mis respetados colegas, esa credencial se la ganó el juvenil delantero del Saprissa, con el doblete que le metió a Pérez Zeledón.

Los goles de Manfred a los Guerreros del sur, no solo le valieron ese reconocimiento de convertirlo de la noche a la mañana en “Matador”, sino portadas, fotos y entrevistas en las secciones deportivas de los medios de comunicación.

Eso sí, lo anterior con la sabia advertencia de su director técnico, Walter Centeno, a los colegas que procuren no “marear” al muchacho.

“Manfred viene jugando bien, pero no es un jugador consolidado, no lo toquemos mucho y no le metamos presión. Hay que dejarlo que disfrute el juego, que esté tranquilo y que los jugadores de más experiencia lo lleven y lo eduquen”.

Sabias palabras del timonel morado, no vaya a suceder que a Ugalde le suceda lo de su “viejo” compañero de equipo en las fuerzas básicas del Saprissa, Orlando Sinclair, que en el Apertura de la temporada pasada y en el primer juego del “Monstruo” frente a la UCR, entró de cambio en el minuto 82 y metió un golazo en el 86 en el triunfo morado 4-0.

Lea más: Peso de goles en el Saprissa recaerá en los centrocampistas

Al día siguiente, la prensa deportiva criolla, ansiosa y necesitada de construir ídolos verdaderos o falsos, dijo de Sinclair lo siguiente:

¡Nace un crack!, ¡Promesa!, ¡Vale oro!

Y un colega no se sonrojó al compararlo con Leroy Sané, el joven atacante que maravillaba al planeta del fútbol con el uniforme del Manchester City.

Orlando Sinclair, con 20 años de edad, desapareció de la nómina estelar del Saprissa, y meses después fue adquirido por el DC United de la MLS, que lo remitió a su filial, el Loudoun United, donde juega hoy “escondido” el Sané costarricense.

No se extrañen entonces, que ese nuevo “Matador”, que descubrió parte de la prensa deportiva costarricense, mareado por la presión que se le carga con esos calificativos exagerados y tempranos para un juvenil de 17 primaveras, termine en la suplencia del Saprissa viendo jugar a compañeros quienes, como Christian Bolaños y Johan Venegas, aún no debutan en el campeonato.

Por cierto…

Frank Zamora le metió dos goles a Santos, jugando con Guadalupe, la misma noche que Ugalde le hizo dos a Pérez Zeledón.

¿No merece don Frank también el calificativo de “Matador”?


NOTAS RELACIONADAS