En Twitter las opiniones difícilmente cambian
Archivo/La República
Enviar

 242 millones de usuarios tiene Twitter

REDES SOCIALES

En las primeras etapas desde que los “tuiteros” se ocupan de un asunto, sus opiniones fluctúan mucho, luego la dinámica se torna más lenta y, después la opinión pública se consolida en torno a un criterio


En el universo de Twitter, con 242 millones de usuarios y más de 500 millones de mensajes diarios, las opiniones abundan, pero cuando una predomina difícilmente cambia, según un estudio que publica la revista Chaos.
Un par de investigadores de China se ocupó de la forma en que Twitter, con sus mensajes de 140 caracteres, moldea la opinión pública, y encontró que en las primeras etapas desde que los “tuiteros” se ocupan de un asunto, sus opiniones fluctúan mucho.

201403142315520.m11.jpg
Luego la dinámica se torna más lenta y, después de un periodo relativamente breve, la opinión pública en Twitter se consolida en torno a un criterio.
Fei Xiong, disertante en la Universidad Jiaotong de Pekín, y el profesor Yun Liu recolectaron unos seis millones de mensajes transmitidos en los primeros seis meses de 2011.
Luego tamizaron los mensajes a través de algoritmos en computadoras que los clasificaron por tema (por ejemplo “iPhone4”, o “blackberry”), y analizaron después los sentimientos subyacentes de los “tuiteros” a medida que evolucionaban en el tiempo.
La revista Chaos, que tiene el subtítulo de “publicación interdisciplinaria de ciencia no lineal”, afirma que se dedica a “incrementar la comprensión de fenómenos no lineales y la descripción de manifestaciones de forma comprensible a investigadores de una amplia gama de disciplinas”.
Las conclusiones a las cuales llegaron Fei y Yun podrían ser útiles, por ejemplo para quienes manejan las campañas de publicidad de políticos o empresas.
Los investigadores chinos encontraron que la opinión pública en Twitter evoluciona rápidamente y se empareja, también rápidamente, en una opinión que deriva por el respaldo de grupos cada vez más grandes.
También encontraron que aun cuando emerge una opinión dominante ésta no logra un consenso completo. Fei señala en el artículo que los “tuiteros” que sostienen una opinión minoritaria no son muy propensos a cambiarla aunque enfrenten la oposición de una gran mayoría.

Washington /EFE

Ver comentarios