Enviar
Martes 28 Enero, 2014

En años, lo único que se ha hecho realidad son las Interlíneas, mérito del arq. Eduardo Brenes y su equipo del Prugam. ¿Qué podrá hacer el próximo gobierno?


Candidatos y transporte popular

Cuando se trata en esta campaña el tema de transporte colectivo que utiliza el 54% de la población, los candidatos citan la ampliación y electrificación del servicio del tren (transporte entre ciudades) y poco la movilidad intraurbana. Sobre lo segundo solo don Rodolfo Piza y don Johnny Araya tienen propuestas relativamente innovadoras para la ciudad de San José: Piza propone construir una línea de Metro, cuyo alto costo y volumen de demanda, rentabilidad y exigencia de subsidios son los factores críticos; Araya insiste en su idea de una línea de tranvía —alto costo de equipos rodantes y de infraestructura rígida (rieles, red eléctrica), más conflictos con la carga y descarga de comercio— Si bien en toda Europa, Estambul, Jerusalén, Rabat, etc., hay modernos tranvías, no pareciera en las estrechas vías de San José una solución adecuada.
El análisis global indica que la tendencia es hacia los sistemas BRT (Bus Rapid Transit), más conocidos como Metrobus. Funcionan en Washington, Guadalajara, León, México DF, Guatemala, Panamá, Bogotá, Quito, Lima, Santiago, Sao Paulo, Buenos Aires, La Habana (no los infames “camellos”) y en 2014 San Salvador. Generalmente sus rutas son diametrales, sin terminales en el centro urbano (salvo estaciones subterráneas o donde se dispone de espacio); varios operan con buses “low entry” (acceso bajo, que no requieren mecanismos para sillas de ruedas y consideran el acceso de las personas de la tercera edad); motores Euro IV y V; y cobro con tarjetas electrónicas. Pareciera que Nicaragua empezará a renovar su flota con buses “low-entry” a razón de 70 unidades por año.


San José está totalmente rezagado en movilidad urbana. Una maraña de rutas con terminales en las calles del centro de la ciudad, sin interconexión intermodal ni entre destinos; un arcaico sistema de cobro con monedas y ocasionales asaltos; y cientos de concesionarios nada dispuestos a modernizar el sistema. En el PlanGam 2013, Sistema Integrado de Transporte Masivo, se define correctamente que “las paradas, son puntos de abordaje y desabordaje de pasajeros, que no se deben constituir en terminales y menos en grandes estacionamientos de buses a la espera de entrar en servicio”. Para eliminar esas terminales en el casco central, recomiendan tres terminales intermodales, sin que se sepa si serían subterráneas, puesto que espacio no hay para una gran concentración de buses. Como alternativa serían más funcionales al menos cuatro rutas troncales de metrobus (Norte-Sur, Este-Oeste, NE/SO, NO/SE), fusionando rutas con multiconcesionarios, que interconecten las terminales periféricas, con espacio para “park and ride” (estacione y tome el bus) y pasen tangencialmente por las intermodales (conexión al tren).
Pero a fin de cuentas, en años, lo único que se ha hecho realidad son las Interlíneas, mérito del arq. Eduardo Brenes y su equipo del Prugam. ¿Qué podrá hacer el próximo gobierno?

Óscar Raúl Hernández

Arquitecto y planificador