Wall Street no nota el clásico repunte de fin de año
Janet Yellen, presidenta de la Reserva Federal intenta mostrar un panorama positivo luego de dictaminar que los bancos más grandes de EE.UU. arrastran hacia abajo el sistema financiero. Bloomberg/La República
Enviar

Ha sido un fruto al alcance de todos durante décadas: comprar acciones cuando las hojas comienzan a caer en el noreste y prepararse para cosechar las ganancias. Este año, el cultivo parece haberse arruinado.

Eso pasó con las predicciones de los estrategas de Wall Street, cuya intranquilidad sobre todas las cosas, desde las políticas electorales hasta las tasas de interés y valorizaciones, los mantuvo en una inusual tendencia bajista previa a las vacaciones de este año. Entre los 19 analistas consultados por Bloomberg, la estimación promedio pronostica que el índice S&P 500 terminará el 2016 en 2.171, cerca de un 1% por debajo del indicador al cierre.
Desde 1970, el mejor trimestre del S&P 500 ha sido el cuarto, en promedio, con una tendencia especialmente sobresaliente durante el mercado alcista que comenzó en el 2009. El indicador de referencia repuntó un 6,7% en promedio desde finales de setiembre hasta fin de año durante los últimos siete años y medio, más del doble del incremento del mejor trimestre siguiente.


“Hay que tener una razón para poner el dinero en movimiento y los gerentes de cartera se mantienen de brazos cruzados con lo que tienen sin tomar el control”, dijo Tony Dwyer, codirector de análisis de valores de Estados Unidos de Canaccord Genuity en Nueva York. Y apuesta por un objetivo de 2.175 para el S&P 500. “Es necesario seguir cambiando los fundamentos, algún tipo de condición de sobreventa o impulsar los datos económicos para hacer que alguien dé el salto”.
Pocas veces los estrategas han mantenido una actitud menos alcista que ahora. Han pronosticado ganancias en el mercado de valores un 82% del tiempo durante la década pasada, según datos recopilados por Bloomberg. Incluso en medio de una recuperación del 18% en el S&P 500 desde su baja del 11 de febrero, los estrategas han mantenido su precio objetivo prácticamente inalterado.
Esto no significa que están faltos de optimismo. Un giro en las revisiones alcistas de las últimas semanas elevó su estimación promedio desde una baja de 2.146 en agosto y, entre los cuatro que realizaron proyecciones para el próximo año, se prevé un repunte del 8,2% en el promedio objetivo.
Analistas desde JPMorgan hasta el Banco de Montreal y HSBC aumentaron las expectativas para 2016 a raíz de la decisión de la Reserva Federal de la semana pasada de mantener las tasas bajas por más tiempo, pero no ha sido suficiente como para pintar un panorama más esperanzador para el último trimestre de este año. Las perspectivas más alcistas de JPMorgan y HSBC de 2.100 y 2 mil, respectivamente, aún están por debajo del nivel actual del índice S&P 500.
La brecha entre las ganancias actuales y futuras es la más amplia desde el inicio del mercado alcista, con el S&P 500 cotizando 20,3 veces las ganancias anuales, cerca del máximo desde la crisis financiera. Se prevé que las ganancias corporativas disminuyan un 1,5% en el tercer trimestre, según estimaciones recopiladas por Bloomberg.


Ver comentarios