Una prueba más
Enviar
Una prueba más
Warner Rojas parte mañana a México a prepararse para subir al Everest

Cuando la cima del monte más alto del mundo comienza a verse a lo lejos, para el escalador nacional Warner Rojas, toda hora es importante, no hay nada al azar.
Por esa razón, aparte de entrenar, alimentarse y cuidarse al máximo, a partir del domingo tendrá dos “fogueos”, los últimos por cierto, antes de iniciar su aventura al Everest.

Acompañado por cuatro costarricenses, tres hombres y una mujer, Rojas estará en México, donde escalará dos montañas que tienen más de 5 mil metros de altura.
El primer monte es el Iztaccíhuatl, de 5.284 metros de altura, el cual escalarán y bajarán el próximo domingo. Esta montaña no es nueva para Rojas, ya que la subió en 2007.
Para el jueves 23 y madrugada del viernes 24 de febrero les tocará llegar a la cima de la montaña más alta de México, el Pico Orizaba de 5.747 metros de altura.
“Es un trabajo básicamente de entrenamiento en altura, parte de la preparación para el Everest. Esto es fundamental porque estaré a más de 5 mil metros de altura, lo ideal para que el cuerpo se vaya aclimatando y produzca mayor cantidad de glóbulos rojos, cuantos más se tengan más oxígeno hay en el organismo”, explicó Rojas.
Los nacionales que irán a tierras aztecas en compañía de Warner son Boris Schonsinky, que tiene experiencia en montañas de 6 mil metros; Pablo Arrieta, que ha subido montañas como el Cotopaxi en Ecuador de casi 6 mil metros; Giovanny Rodríguez, quien ha escalado montañas en Ecuador y Bolivia superiores a 6 mil metros y que espera ir al Everest en 2015.
La representante femenina es Angélica Pérez, que tiene experiencia en montañas selváticas de Costa Rica.
“Entre los detalles importantes en esta expedición es que estrenaré las botas que voy a usar en el Everest para irlas amansando, estas son más calientes, pero menos pesadas”, contó el escalador nacional.
El periplo hacia el Everest se iniciará el viernes 16 de marzo cuando salga de Costa Rica rumbo a Nepal, donde arribará el 19 del mismo mes. Aprovechará cinco días para acoplarse al cambio horario, ya que son 12 horas de diferencia.
El 25 de marzo celebrará su cumpleaños y dos días después caminará hasta el campamento base a donde llegará diez días después. Luego estará 21 días subiendo y bajando, desde los 5.300 hasta 7.300 metros para aclimatarse y que el cuerpo produzca glóbulos rojos.
“La última etapa sería entre el 5 y el 25 de mayo, lo que se llama atacar la cumbre, para lo cual esperará que haya un buen día en lo que se refiere al clima y así culminar los 8.848 metros”, relató Rojas quien dice “sentirse muy bien y seguro de lograr la meta”.

Cristian Williams
[email protected]

Ver comentarios