Tec: Taller de humanos
La piel cultivada mejora la calidad de vida para los pacientes, manifestó Maritza Guerrero, investigadora del Tec. Marco Monge/La República
Enviar

Laboratorio está listo para la creación de venas, arterias y huesos

Tec: Taller de humanos

Hasta ahora ha injertado con éxito piel creada a partir de células madre

La creación de partes humanas en laboratorio a través de la biotecnología ha convertido al Instituto Tecnológico de Costa Rica (Tec) en un “taller” para humanos.

201306102330320.n44.jpg
Piel, venas, arterias, huesos y tendones son algunas de las creaciones, a partir de las mismas células de los pacientes, que ya se desarrollan en el país. Este proyecto se realiza en el laboratorio de Ingeniería de Tejidos del Tec.
De momento se ha trabajado únicamente con injertos de piel, pero el laboratorio ya está listo para dar el salto a otras partes del cuerpo humano.
En el caso de la piel, cinco personas han recibido injertos exitosamente, gracias al trabajo conjunto del Instituto con el Hospital San Juan de Dios.
Cuando una persona sufre una quemadura que supera el 2% de su cuerpo es necesario hacer injertos de piel para sanar.
En algunas ocasiones se extrae piel sana del mismo paciente o de donadores; sin embargo, en algunos casos no hay suficiente para usarla o hay falta de donaciones.
Por esta razón la ciencia dio como alternativa la creación en un laboratorio. El proceso inicia por quitar una muestra de piel, la cual se separa en dos tipos de células: la dermis y la epidermis.
La etapa siguiente es para mantener y expandir el tejido de dos a tres semanas, tiempo en que logra el tamaño requerido para las heridas del paciente.
El paso final es la elaboración del injerto, el cual se hace al mezclar el tejido con un gel hecho a partir de la sangre.
Los casos son tratados por especialistas en cirugía plástica y de la Unidad de Quemados del Hospital San Juan de Dios que dan seguimiento a las personas que reciben los injertos.
Entre los casos exitosos donde se ha utilizado la piel in vitro hay uno por mordedura de serpiente, un quemado por descarga eléctrica y dos personas con úlcera profunda.
Además un paciente con osteosarcoma, quien perdió el músculo, y su arteria femoral quedó expuesta después de sufrir cáncer, por lo que se le aplicaron células de la piel.
Otro de los pacientes beneficiados es un hombre de 88 años quien corría el riesgo de perder el brazo, pues el tendón quedó visible tras un accidente; con la colocación de las células cultivadas pudo sanar.
En el caso de otras partes para el cuerpo humano, el laboratorio de Ingeniería de Tejidos está listo para incursionar, inicialmente en el área del corazón.
Tal es el caso de las válvulas cardiacas, que son utilizadas en pacientes con fallas del corazón que les generan infartos, por lo que esta opción representa una oportunidad de vida.
Costa Rica es pionero en este campo entre los países de América, pues México, Argentina y Brasil realizan experimentación en láminas artificiales; en el caso de Estados Unidos sí realiza piel humana in vitro, pero de manera privada.

201306102330320.n444.jpg

Angie Calvo
[email protected]

Ver comentarios