Enviar
Miércoles 1 Octubre, 2014

¿Por qué se preocupa el señor Michelini del precio que paga el consumidor costarricense por el arroz, cuando en Uruguay es aún más alto?


Respuesta al senador uruguayo Rafael Michelini

Ante la publicación de un artículo escrito por el senador del Uruguay señor Rafael Michelini y publicado por el periódico La República el sábado 27 de setiembre, me veo obligado a responder en defensa del honor y la honra del pueblo de Costa Rica y de sus agricultores.
Primero que nada quiero preguntar: ¿Por qué se preocupa el señor Michelini del precio que paga el consumidor costarricense por el arroz, cuando el precio en Uruguay es aún más alto? En Costa Rica 1 kg de arroz cuesta $1,21 (¢661 por kg) y en Uruguay cuesta $1,4 el mismo kg. Ya cansa ese trillado cuento del arroz más caro del mundo, esa falsa información difundida por los mercaderes de alimentos, busca engañar al pueblo y a las autoridades del gobierno con el único afán de hacer dinero fácil.
Señor Michelini, preocúpese por sus coterráneos pues están pagando el arroz 15% más caro que el “más caro del mundo”.
En segundo término, lo felicito por preocuparse por los 600 productores de arroz de su país, en Costa Rica somos 1.200 productores y al igual que los del Uruguay estamos haciendo un enorme esfuerzo por aumentar nuestra productividad, pagando altos costos por los insumos, onerosas cargas sociales y altos precios por la energía y los combustibles.
La razón por la que los productores de Costa Rica hemos solicitado al gobierno de don Luis Guillermo Solís la aplicación de una salvaguarda especial agrícola, para disminuir la entrada de arroz de los países del Cono Sur, es porque esa actividad ha desatado un desorden en el mercado local, el cual nunca favorece al consumidor pero sí perjudica enormemente al productor, amenazando con desaparecer la mayor parte de la producción local.
¿Qué pasaría si el arroz del Uruguay llegase a Costa Rica y no hubiera producción local que le compitiera? Sería el arroz más caro del mundo, más caro todavía que el que hoy paga el consumidor del Uruguay, porque habría que sumarle los costos de transporte, los aranceles, los seguros de carga, entre otros costos.
Los productores de arroz de Costa Rica producimos una de las mejores calidades del mundo y el precio que paga el consumidor tico es competitivo con el precio que pagan los consumidores de los más importantes mercados del orbe.
Debo reconocer que en el mercado internacional es posible encontrar precios para el arroz mucho menores que los que se le pagan al productor en Costa Rica, pero no nos confundamos, eso no quiere decir que ese arroz vaya a llegar más barato al consumidor. ¿Por qué? Porque alguien debe ganar dinero comprándolo y trayéndolo al país y mientras exista la competencia del productor local, lo venderá barato, pero cuando desaparezca la producción nacional, se convertiría en “el arroz más caro del mundo”. Pero lo más grave es que si llegásemos a depender del arroz importado, se pondría en riesgo la seguridad alimentaria del costarricense.

Fabio Chaves Chaverri

Ingeniero, productor de arroz
[email protected]