Enviar
Desarrolladores promueven nuevos proyectos habitacionales abiertos
Residenciales sin rejas se abren espacio

• Complejos se caracterizan por terrenos con amplias zonas de esparcimiento, una única entrada y monitoreo interno

Karen Retana
[email protected]  

Para mitigar la posibilidad de que el hampa lo atacara, la casa de Ronny Rojas, al igual que la de muchos costarricenses, está rodeada por una tapia con alambre de púas, las ventanas están provistas de verjas, utiliza más de un candado en el portón y la puerta principal tiene doble llavín.
Pese a que las medidas le pueden asegurar su tranquilidad mientras se encuentra en la casa, Rojas se siente prisionero y con pocas posibilidades de recrearse en su tiempo libre.
Este estilo de vida, muy común en el país a raíz de los asaltos cada vez más frecuentes, ha propiciado que diversos desarrolladores inmobiliarios diseñen una propuesta diferente, la cual consiste en proyectos abiertos que permitan mayor “libertad”, sin descuidar las medidas de seguridad.
Estos complejos apuestan por propiedades de gran tamaño, con espacios que incorporan naturaleza y zonas de recreación para que los habitantes puedan realizar actividades de esparcimiento sin el temor de ser asaltados.
Por ejemplo, la empresa CSJ Constructora iniciará en 2008 la edificación del residencial San Cristóbal ubicado en Ciudad Colón, que abarcará una superficie de 6,7 hectáreas.
Una de las características principales del proyecto es incorporar áreas de recreación en el complejo habitacional, además cada una de las residencias no tendrá rejas.
“Deja que la naturaleza y la seguridad te conquisten, es el eslogan que utilizamos, ya que estamos ofreciendo un producto habitacional donde sus inquilinos puedan sentirse en libertad y en contacto con la naturaleza”, explicó Marco Fournier, gerente financiero de la firma constructora.
Esto implica que la empresa adoptara un compromiso con el ambiente y utilizara sistemas constructivos con menor impacto ecológico. Fournier comentó que emplearán Superbloque ya que reduce el desperdicio de los materiales y el uso de madera de formaleta.
Asimismo, para adecuar un proyecto de este tipo una de las variantes principales es la seguridad, razón por la cual San Cristóbal tendrá una entrada principal, con una caseta de seguridad que restringirá el ingreso.
A lo interno del residencial habrá otra caseta adicional y un policía motorizado que llevará a cabo la vigilancia.
No satisfecha con estas medidas, la empresa sacará provecho de los servicios de tecnología para la seguridad.
Se espera instalar un circuito cerrado de televisión, por lo que cada casa tendrá un canal donde podrá monitorear, por ejemplo lo que están haciendo los niños en las afueras, indicó Fournier.
También se instalarán cámaras en áreas comunes.
Por su parte, la empresa desarrolladora Proyecto Urbano finiquitó el complejo de apartamentos vertical Los Prados en Escazú.
Su característica principal es que no está cerrado por rejas o tapias altas y sus apartamentos parecen ser parte de la vía pública.
El vidrio es uno de los materiales más empleados en la construcción para brindar sensación de libertad y para proveer a los espacios de luz natural, explicó Fabio Lemos arquitecto del proyecto.
Sus únicas divisiones entre la edificación y la calle principal son algunas variedades de plantas y flores como heliconias.
El residencial cuenta con tres oficiales de seguridad y a lo interno se emplean dispositivos de acceso restringido.

Ver comentarios