Logo La República

Miércoles, 14 de noviembre de 2018



NACIONALES


Promesa "light" deslumbra a consumidores y empresas

Redacción La República [email protected] | Viernes 12 marzo, 2010



Incrementan ventas ante el interés de estilos de vida más sanos, aunque productos no siempre cumplan la premisa
Promesa “light” deslumbra a consumidores y empresas
• Supermercados dan mayor relevancia a esta mercadería ante el buen nivel de demanda

Daniel Chacón
[email protected]

No todo lo que brilla es oro y tampoco todo lo liviano es tal. Si bien existe una regulación que establece que la marca “light” por obligación tiene que reducir algunos de sus componentes en un 25%, sus beneficios en ocasiones no siempre son tales y pueden ser una falsa promesa.
Actualmente el tema genera discusión por la gran cantidad de despliegue mercadotécnico hacia este segmento de productos de consumo masivo, que cada vez logra mayor cantidad de seguidores, aunque no en todos los casos, la oferta “light” es cumplida.
Para que un artículo pueda tener esa característica debe reducir alguno de sus componentes en un 25%, es decir, que puede lograr una disminución en esa medida de las grasas saturadas, o del contenido de azúcar, pero por otro lado tiene saturación de sodio u otro ingrediente, lo que puede opacar el beneficio que el consumidor buscaba.
Y como no existe una costumbre de leer etiquetas, muchos pueden verse afectados porque compran algo esperando un beneficio que no llegan a obtener.
Ejemplo de ello es imaginar un producto como un confite u otro dulce que sea hecho principalmente a base de azúcar. Si un diabético consume uno cuya marca se anuncia como baja en azúcar, igual estaría exponiendo su salud.
El desconocimiento es tal, que las principales cadenas de supermercados han decidido organizar jornadas para educar a los consumidores.
No se puede presumir un engaño en todos los productos que dicen ser livianos, sino más bien una falta de malicia por parte del consumidor que no revisa si lo que está comprando cumple con lo que necesita.
“Comprar un producto light no significa que no tenga calorías y que se pueda comer lo que se desee. Lo que significa es que se ha eliminado al menos un 25% de las calorías en comparación con el original, muchos cumplen con las recomendaciones, pero siempre es importante revisar la etiqueta”, aseveró Jimena Rodríguez, nutricionista de Lite House.
Lo idóneo es leer las etiquetas de contenido nutricional, aunque en la práctica no suceda, explicó Cinthya Zapata, directora de la Oficina de Defensa al Consumidor.
El bombardeo de esta tendencia se da por el creciente interés de consumidores que por recomendación médica, o simple interés en cuidar su salud, buscan mejorar los hábitos alimenticios.
Y esa avalancha motivó el interés de las empresas, que vislumbraron la oportunidad de diversificar su gama de productos, generar un valor agregado y aprovechar un fenómeno social por parte del mercadeo.

Por eso, ahora este tipo de mercadería tiene mejores posiciones en los estantes de los supermercados, y además gozan de estrategias que los hagan ver más atractivos.
“Definitivamente es un tema creciente, al cual se le asignan más espacio y oportunidad. Anteriormente veíamos como un asunto pasajero el que la gente se preocupara por la salud, habría que analizar si ya es una tendencia estable”, manifestó Guillermo Varela, gerente de la consultora GS1 que realiza estudios de rotación y surtido de productos en supermercados.
Los comerciantes reconocen que este movimiento es bastante fuerte, y qu
e puede representar alrededor de un 3% de la oferta de productos.
Si bien el porcentaje aún es relativamente bajo, ha venido en ascenso constante, aseguró Marcela Calderón, gerente de Mercadeo de Megasuper.
Para las empresas ha resultado importante innovar en este movimiento de productos más saludables, a efectos de competir.
Los resultados, para aquellos que han innovado, fueron positivos, como el caso de Coca-Cola FEMSA Centroamérica, empresa que registró un incremento aproximado del 5% en 2009 en la venta de productos sin calorías respecto a 2008, dijo Arturo Campos, director de Asuntos Corporativos.