Enviar
El faltante del programa de gastos del próximo año será de apenas un 0,5% del PIB
Presupuesto romperá récord de bajo déficit

Resultados fiscales no se producían desde 1980
Plan de egresos estará financiado en un 70%

Wilmer Murillo
[email protected]  

El presupuesto ordinario del próximo año contemplaría un déficit de solamente un 0,5% del Producto Interno Bruto (PIB), lo cual representa un récord.
El plan de gastos estará financiado en un 70% por ingresos corrientes y el restante 30% por colocación de títulos de deuda.
Esta situación rompe la tendencia de las últimas décadas, cuando era necesario recurrir a elevados endeudamientos para sufragar los gastos.
Por ejemplo, para el presupuesto de 2007 el nivel de financiamiento mediante títulos de deuda era de un 36%.
En el plan de gastos, la carga tributaria para el año entrante fue estimada en un 15,8%, el déficit implícito del 0,5% del PIB y el superávit primario del 2,3% del PIB.
El Ministerio de Hacienda espera que la administración fiscal durante el próximo año continúe evolucionando como hasta ahora.
Este año el Ejecutivo ha sostenido durante nueve meses un superávit primario (ingresos más gastos menos el pago de intereses). “Desde 2002 las cifras han sido negativas, pero ahora el superávit primario representa entre un 2% y un 3% del Producto Interno Bruto”, indicó Francisco de Paula Gutiérrez, presidente del Banco Central.
El superávit primario es alto y ha permitido durante nueve meses al Gobierno pagar la totalidad de los intereses, dijo por otra parte, Guillermo Zúñiga, ministro de Hacienda.
Ambos funcionarios coinciden en que desde la crisis de los 80, esta es la primera vez que se logran resultados de esa naturaleza.
Esta bonanza se espera mantener a pesar de que, durante noviembre y diciembre, el Gobierno central enfrentará presiones de gasto propias del fin de año. Pese a ello el titular de la cartera de Hacienda se mostró convencido de que 2007 cerrará con “resultados muy positivos”.
Lo que se ha logrado hasta ahora es evitar las presiones del Gobierno por la demanda de fondos prestables, con lo cual se ha dado espacio al sector privado para que los utilice, dijo Zúñiga.
“Ahora estamos viendo un repliegue del Ministerio de Hacienda de los mercados en donde ha dejado de buscar fondos en forma activa; participa poco y esto está permitiendo una menor presión sobre las tasas de interés y que el sistema bancario otorgue más crédito al sector privado”, adujo Zúñiga.
Además, el resultado fiscal ha ido reduciendo una de las vulnerabilidades de la economía costarricense, al disminuir la relación entre la deuda pública y el PIB.
Esa relación ha disminuido desde un 55% hasta un 45%.
Lo anterior se suma a un nivel alto de reservas monetarias, un proceso de “des-dolarización” de la economía, y una caída en el peso de la deuda externa respecto al PIB costarricense.
A partir de 2008 el Ministerio de Hacienda aspira a condiciones de estabilidad en cuanto al comportamiento de gastos e ingresos.
Asimismo, cambiar las condiciones de evolución del gasto del Gobierno central, lo cual podría incrementar en 2010, el gasto en educación en un 2% del Producto Interno Bruto.
Y finalmente se espera lograr un incremento en la carga tributaria hasta que llegue al 19,3% del PIB.


Ver comentarios