Otto golpeó con fuerza al sector productivo
Las autoridades luchaban ayer por abrir el paso en distintos puntos del país para llevar una asistencia más fluida. En algunos casos, no quedó más remedio que usar helicópteros para trasladar medicinas y alimento. Cortesía Comisión de Emergencias/La República
Enviar

Colaboraron: Karla Barquero, Selene Agüero, Tatiana Gutiérrez, Raquel Rodríguez y Fabio Parreaguirre

Varios días después de la emergencia, el huracán Otto todavía es una amenaza para el sector productivo y de turismo.

La dificultad para acceder a 43 sitios afectados tiene en riesgo unas 400 mil cabezas de ganado de la zona, así como unos 40 mil cerdos, según la Corporación de Fomento Ganadero y la Cámara de Porcicultores.

Los animales estarían sufriendo por la falta de alimento, por lo que el presidente Luis Guillermo Solís se comprometió ayer a llevar la comida que requieren los animales a sitios como Bijagua, Pueblo Nuevo, San Cristóbal, La Balsa, Carate y San Miguel, entre otros lugares.

Ayer al mediodía, el Gobierno anunció que había removido todos los escombros y árboles caídos en las rutas nacionales que comunican con esos lugares, por lo que la tarea sería más sencilla, aunque todavía falta sortear los obstáculos en vías cantonales.

Por otra parte, decenas de hectáreas de arroz, piña, caña de azúcar, frijoles, yuca y naranja fueron devastadas por las fuertes lluvias de los últimos días.

Se estima que al sector cañero se le malograron alrededor de 500 hectáreas de cultivo en Los Chiles, mientras que los arroceros podrían perder la segunda cosecha del año que sería de unas 8 mil hectáreas, principalmente por los cultivos perdidos en Upala y Los Chiles.

Aún es muy temprano para cuantificar las pérdidas monetarias, pero se estima que serán de miles de millones de colones.

Aunque se descarta la posibilidad de desabasto nacional, el precio de estos cultivos podría encarecerse, de acuerdo con Renato Alvarado, vicepresidente de la Cámara de Agricultura y Agroindustria.

“Gracias a los tratados de libre comercio es poco probable que haya desabasto de algún producto. Lo que sí nos preocupa, es que los intermediarios aprovechen la situación para poner excusas y subir el precio de algunos productos a los consumidores. Es muy difícil saber a cuánto ascienden las pérdidas en el sector agropecuario porque aún es temprano; sin embargo, sí podemos decir que son inimaginables”, agregó Alvarado.

En cuanto al turismo, la afectación se encuentra focalizada en Bijagua, donde se encontraban las Aguas Termales de Bijagua y otro negocio similar llamado Yöko.

Para reactivar este sector en la zona, la Cámara Nacional de Turismo promoverá ante el Gobierno el uso del sistema de Banca para el Desarrollo, con el objetivo de otorgar préstamos con buenas condiciones, mientras que se pedirá realizar campañas de publicidad y mercadeo a nivel nacional e internacional, para atraer visitantes. El resto del país no tiene afectación.

Los daños en las carreteras incluyen pérdida de superficie y de orilla; además de la afectación de cunetas en unos 2,7 mil kilómetros, asimismo, hay varios puentes y alcantarillas destruidos por un valor superior a los ¢7 mil millones, de acuerdo con la Comisión Nacional de Emergencias, que aún no ha cuantificado el daño ocasionado a la red vial cantonal.

Por otro lado, el sector empresarial e industrial se solidarizó con los damnificados; por ejemplo, los 8 mil productores de la Liga Agrícola Industrial de la Caña donaron unas 5,5 toneladas de azúcar blanco.

También, la multinacional Grupo Calvo entregó 20 mil productos entre sardinas, atunes, vegetales y salsas preparadas.

Por su parte, Cuestamoras realizó una donación de ¢60 millones y la disposición a donar adicionalmente un colón por cada colón que donaran los empleados. Además, su división Cefa, que maneja farmacias Fischel, donó medicamentos para los afectados.

Las tiendas Ekono donaron ¢30 millones en ropa nueva y realizaron la campaña denominada: “Costa Rica te necesita, unidos podemos ayudar”, confirmó la gerente de Mercadeo, Natalia Reyes.

El Instituto Nacional de Seguros (INS) envió hasta las zonas afectadas siete camiones cargados de víveres y artículos de uso personal valorados en ¢50 millones.

Mientras que la empresa Mondelez International, junto con sus colaboradores, envió por sus propios medios, galletas y bebidas en polvo para los 11 mil damnificados en Upala, Bijagua y Los Chiles.

“Así como fuimos proactivos a nivel interno para prepararnos para la llegada del huracán, el mismo viernes nos movilizamos para enviar 4,5 toneladas de productos, que confiamos serán de gran ayuda para las familias. Nos golpea doblemente saber que esas comunidades también son cuna de algunos de nuestros colaboradores por lo que ahora seguimos con campañas internas de recolección”, destacó Sylvia Alvarado, gerente de Asuntos Corporativos de Mondelez.

Mientras tanto, la normalidad parece llegar al resto del territorio nacional.

Los servicios vitales están funcionando en la mayoría del territorio nacional, por ejemplo, el Instituto Costarricense de Electricidad ha logrado restablecer el 96% de las averías, lo que permite que las instituciones de atención social y el comercio mismo puedan restablecer su funcionamiento.

En el caso de Acueductos y Alcantarillados, se han estado instalando tanques de almacenamiento de agua potable y distribuyéndola en botellas y bolsas; además, esta institución realizó gestiones con la Cooperativa Dos Pinos para que facilitara 10 mil litros que fueron enviados a los lugares afectados.

Con respecto a la educación, solo unas 332 instituciones no reanudaron las clases ayer, algunas por la afectación del huracán, mientras que otras porque los centros de enseñanza se convirtieron en albergues. En total, unos 27 mil estudiantes no reciben lecciones.

Ayer por la tarde, la Comisión Nacional de Emergencias anunció la eliminación de la alerta roja para la mayor parte del país, quedando solo el estado de calamidad para los cantones de Corredores, Golfito, Bagaces, Upala, Guatuso y Los Chiles, mientras que la condición amarilla, se mantiene para La Cruz y Osa.

En estos momentos, hay unos 42 albergues habilitados, en los que se encuentran más de 5 mil personas.


SECTOR PREOCUPADO


El sector productivo se encuentra preocupado por el impacto del huracán Otto, mientras que el presidente Luis Guillermo Solís promueve un presupuesto extraordinario de emergencia.

Renato Alvarado

Vicepresidente
Cámara de Agricultura

La afectación es de magnitud inimaginable, sobre todo para la piña, la caña, el arroz, los frijoles y la yuca.
Hay decenas de hectáreas devastadas, pero también tenemos que tomar en cuenta, que las industrias de valor agregado también serán golpeadas porque no podrán producir, ya que los insumos que necesitan se perdieron durante la emergencia.
No creo que haya desabastecimiento de alimentos, pero es posible que los intermediarios tomen como excusa esta situación para subir los precios.
Hay que apelar a la conciencia de la gente para que no haya un doble impacto.

Bryan Rojas

Encargado estudios técnicos
Corporación Fomento Ganadero

Estamos en un proceso de evaluación para determinar el impacto económico de esta emergencia, pero es casi seguro que no tendremos la información hasta dentro de una semana al menos.
De momento, podemos decir que unas 400 mil cabezas de ganado, tanto de carne como de leche, están en riesgo, ya que esa es la cantidad de animales en las principales zonas afectadas.
Hay preocupación porque muchos lugares ganaderos del país se encuentran con algún problema de comunicación vial.

Gustavo Araya

Vicepresidente
Cámara Nacional de Turismo

La afectación del turismo por el huracán Otto está prácticamente focalizada en Upala y Bijagua.
Queremos que el gobierno impulse el uso de los fondos de Banca para el Desarrollo, para ayudar a los empresarios del sector a recuperarse.
Asimismo, vamos a plantear la realización de campañas y publicidad a lo interno y fuera del país, para atraer visitantes. No estamos viendo que el sector turismo vaya a ser golpeado a largo plazo con esta emergencia. En el Caribe por ejemplo, la ausencia de turistas se da momentáneamente y eso pasará aquí.

Luis Guillermo Solís

Presidente
República de Costa Rica

Ya se ha reducido el número de alertas rojas y eso nos permite ir retomando la normalidad. Necesitamos alimento para animales de producción como gallinas, cerdos y vacas, ojalá alguien pueda donar, tanto pacas, como concentrados, porque hay emergencia en este ámbito.
Todavía unos 43 lugares tienen problemas de acceso, pero esto no significa que no los estamos atendiendo.
Durante el fin de semana, diputados de todos los partidos se comunicaron con nosotros para promover un presupuesto extraordinario, que esperemos se concrete pronto.

Karla Espinoza

Gerente de Comunicación
Movistar

Aún no se ha cuantificado la totalidad de las pérdidas económicas y la inversión requerida para restaurar los sitios afectados; en Movistar, reiteramos nuestro compromiso de destinar todos los recursos necesarios para restablecer los servicios de manera pronta y seguimos colaborando con las autoridades en la atención de esta emergencia.
Estamos priorizando el restablecimiento de las torres ubicadas en las localidades de Upala, Los Chiles y Guatuso. En esas zonas, tuvimos afectación en alrededor del 80% de las torres, principalmente por cortes en el suministro de electricidad.


NÚMEROS DE LA EMERGENCIA


El huracán Otto dejará miles de millones de colones en pérdidas.

10 mil

la cantidad de personas afectadas directamente

8 mil

la cantidad de hectáreas de arroz perdidas

500

hectáreas de caña destruidas

400 mil

cabezas de ganado en peligro

¢7 mil millones

pérdidas económicas en infraestructura nacional

43

sitios con problemas de acceso

10

personas fallecidas

Fuente Comisión Nacional de Emergencias

 

Ver comentarios