Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Lunes 3 Octubre, 2011


Este fin de semana pasó al revés: ganó Alajuelense y empató Herediano, y la cima volvió a manos de los manudos, que se la cedieron a los discípulos de Jafet Soto por poco tiempo.
En un nuevo partido de confrontación ideológica entre el técnico de la Liga, Oscar Ramírez, con buena parte de su afición, los manudos poblaron su medio campo de cerradores para controlar a una cintura muy técnica como la de Belén, que mueve muy bien la pelota y sacaron un triunfo mínimo y dramático 1-0, que por poco se les esfuma en el minuto final, cuando Patrick Pemberton con una pierna desvió remate corto de Michael Mora.
Oviedo, Valle y Guzmán, tres candados; más Sancho y Gabas que también son marcadores, fueron los cinco mediocampistas que arropó Ramírez para supervisar el toque y la técnica de Barquero, Guzmán, Macotelo, López y Castillo y, finalmente, el “Machillo” de nuevo se salió con la suya porque ganó, Herediano empató y la Liga es puntero. ¡Allá los fanáticos rojinegros con sus pleitos!
El empate de los florenses en Guápiles es un resultado normal; Santos es muy buen equipo, y en su patio le puede ganar o empatar al más pintado. La lucha en la cima sigue y promete recalentarse con un Saprissa que busca espacio entre los dos punteros con apresuramiento. Los morados ganaron inteligentemente en el infierno del Atlántico, donde Alexandre Guimaraes y su cuerpo técnico mostraron sus fisonomías con unas pantalonetas bien cortas, propias de voleibolistas (solo el doctor Gálvez se tapó con pudor) y ahora el Saprissa está a cinco puntos del Herediano con un juego menos. En otras palabras, ya los capitalinos están en la pelea tras su pobre inicio de temporada.
Cartaginés descansó, pero le entregó el tercer lugar al Saprissa, por la pérdida de cuatro puntos en sus últimos juegos.
Se desinfló Puntarenas aparatosamente en el Valle, y llama mucho la atención la derrota de San Carlos frente al Orión, después del buen partido de los toros en el “Fello” Meza. Ahora, Pérez y Orión le meten cuatro unidades de distancia a los subcampeones nacionales, que tienen como vecino más cercano a un Limón desdibujado, desganado, extraño y que volvió a perder sin oponer resistencia.
La jornada de fin de semana le dio al fútbol un nuevo líder y un huésped del último lugar mucho más consolidado.

[email protected]