Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Martes 21 Junio, 2011


Uno de los temas que producen más dudas en el trabajo de Ricardo La Volpe es el de las convocatorias; desde que se inició el fútbol los aficionados y los periodistas nunca quedan satisfechos con las convocatorias de los técnicos; siempre faltan y sobran nombres y con el argentino no podía ser la excepción.
Pero, en este caso específico lo vemos diferente.
Hay entrenadores que no convocan a algún jugador, este nunca aparece en la lista y desde luego, jamás juega. Pero La Volpe, ha citado a varios futbolistas que los aficionados y la prensa los ven jugar bien; les da buenas calificaciones y a la cita siguiente no aparecen.
Se pueden deducir algunas argumentaciones.
Uno los ve jugar bien, pero el entrenador no.
Juegan bien, pero no cumplen en los entrenamientos.
Juegan bien pero no se acomodan a lo interno; a los códigos domésticos del grupo.
Personalmente, en los partidos de Costa Rica bajo la dirección de La Volpe, he visto jugar bien, así de memoria a Michael Umaña, Roy Miller, Giancarlo González, Randall Azofeifa, Michael Barrantes, José Sánchez, Esteban Ramírez y otros pocos más que jugaron uno o dos partidos y nunca más. Muchos otros son convocados habitualmente pero juegan poco.
Entonces, cuando el argentino trata de justificar los tropiezos en la falta de mano de obra e insiste en que la posible solución es trabajar, trabajar y trabajar más con lo que se tiene, salta la interrogante de conocer si La Volpe quiere quedarse con eso que tiene o está en la obligación de buscar más.
Por aquí anda el asunto de ese grito de guerra que le exige más presencia en los estadios; los costarricenses que vamos al fútbol, lo sabemos modesto y hasta mediocre, pero todos estamos seguros de que en nuestro campeonato juegan otros jugadores que le pueden ayudar a don Ricardo a mayores opciones de maniobra.
No todo lo bueno, si es que lo hay, está en el extranjero.
Me parece observar una selección más o menos bien armada por la franja derecha de la alineación; jugadores como Salvatierra, Mora, Ureña, se arman bien en ofensiva; hay que trabajar a otro central al lado de Marshall (Umaña, Martínez, Segares, Giancarlo, Duarte, Mena); revolucionar todo el sector izquierdo de la formación, franja en la que Costa Rica no ataca y traerse de emergencia a Azofeifa y a Barrantes porque nadie sabe por qué no están. Esto en cuanto a nombres, aunque el tumor es más de fondo.

gpa[email protected]