Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Jueves 19 Marzo, 2015

Claro que es muy fácil opinar después de que pasan las cosas.
Lo que sucede es que en esta Nota las escribimos antes.
Nunca entendimos y menos comprendimos la posición de la mayoría de la prensa deportiva costarricense, que sentenció al Herediano a quedar eliminado de antemano de la Liga de Campeones, por tener que enfrentar al América.
Nuestro criterio variaba por cuanto observamos un América vulnerable en su visita al Saprissa, donde ganó 3-0 pero perfectamente pudo salir goleado por el bicampeón nacional. El miércoles 11 de marzo escribimos: “Siento en mi interior que se ha dado una interpretación injusta y negativa al resultado final de la serie entre América y Saprissa”. Y más adelante agregamos: “Ahora, conocidos los rivales de Herediano y Alajuelense en la ronda de semifinales, se está dictando sentencia en contra del Team y se instala a la Liga en la final a pura intuición. El potente América que liquidó al Saprissa hará lo propio con Herediano y Alajuelense despachará al modesto Impact de Montreal, aseguran los ‘entendidos’”. Agregamos: “En la Nota de Tano no compartimos estos criterios”. Y cerramos: “No cabe maltratar tanto al Saprissa ni condenar a priori al Herediano. La debacle del Monstruo tuvo mucho de circunstancial”.
Este martes, día del juego del Team, horas antes escribimos: “La corta serie con Saprissa y el paso irregular en el campeonato, demuestran que el América pese al alto costo de su nómina es un equipo vulnerable y que esta noche el Herediano puede pegarle un golpe de autoridad”.
Y agregamos: “Los números dictan que América es fuerte atrás y débil adelante, de manera que no hay otra que atacarlo para romper esa barrera tan segura que comanda ese porterazo que se llama Moisés Muñoz”.
Y cerramos: “Para liquidar al América hay que quebrarlo en su fortaleza y que los dos Aguilar, Goltz y Samudio, sientan el ácido de Lagos, Yendrick y Aguilar”.
Ya conocimos que el portero Muñoz se lesionó y fue una baja determinante para las Águilas; el suplente González fue un desastre. Aplausos para Mauricio Wright por planificar un partido casi perfecto y por atacar al rival donde les iba a doler. Herediano no ha ganado nada; falta el juego de vuelta y habrá que sostenerlo con inteligencia.
Lo simpático del caso fue ver, escuchar y oír a la prensa deportiva criolla que no daba un centavo por el Team, trepada en el carro de la victoria, sin decir ni por asomo que ellos jamás habían creído en este triunfo y todo lo contrario, habían condenado públicamente al Herediano a un fracaso anticipado.

[email protected]