Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Martes 9 Abril, 2013

Cleveland. Llegamos anoche a la ciudad de Cleveland a nuestro acostumbrado viaje que lo considero de vacaciones y aprovecho para matar mi fiebre por el béisbol y mirar algunos juegos de La Tribu.
Los Indios iniciaron ayer la temporada en su estadio Progressive Field, después de arrancar la campaña con seis juegos fuera de casa, tres en Toronto y otros tres en Tampa Bay. Les ganaron la serie a los Azulejos 2-1 y la perdieron con los Rays igual, de manera que están 3-3.
El calendario los puso a jugar cuatro partidos frente a los Yanquis (ya ustedes conocen el resultado de anoche). El fin de semana la serie será ante los Medias Blancas; descansan el lunes y van a otra serie en casa contra Boston. La idea es estar presentes en los nueve partidos y regresar a casa el viernes 19.
Cada nueva temporada los fanáticos de La Tribu nos ilusionamos con la posibilidad de clasificar a los playoffs e ir a la Serie Mundial.
Los Indios ganaron su segunda Serie Mundial en 1948 y pare de contar. Solo los Cachorros de Chicago los “superan” en esta monumental cantidad de temporadas sin corona.
Fue en 1995 y dos años después, 1997 que Cleveland jugó la Serie Mundial, cayendo en las dos oportunidades ante Bravos y Marlins de La Florida, respectivamente.
Comparo por eso a los seguidores de La Tribu, con los del Cartaginés: leales, sufridos y desde luego frustrados porque terminan los campeonatos y no se logra el ansiado título.
La temporada anterior, La Tribu la jugó muy bien en la primera mitad y para el Juego de Estrellas, Cleveland estaba solo a tres juegos del líder Medias Blancas.
Pero luego, como canta Emmanuel, todo se derrumbó pero de una forma aparatosa. En el mes de agosto los Indios solo ganaron tres partidos y perdieron 24. Cayeron 12 juegos consecutivos, quebrando la peor marca del equipo en toda su historia. Fue una catástrofe para quienes amamos a este club.
El derrumbe en picada de la novena le costó el puesto al manager dominicano Manny Acta, despedido una semana antes de que terminara la campaña. Cleveland se recargó de marcas negativas y fue el penúltimo o último en varios de los registros que se suman al final de la campaña.
Lógicamente, quienes seguimos a este club de mercado pequeño y de poco presupuesto, quedamos a la expectativa de los movimientos que haría la dirigencia de la Tribu para la nueva temporada y desde muy temprano empezamos a recibir buenas noticias. Sigo mañana.

[email protected]