Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Miércoles 2 Diciembre, 2009



“La llamada del tiempo”.
¡Que Guido Sáenz me perdone el plagio!
No encontré un título más oportuno para analizar la nueva crisis del fútbol costarricense, después de que Uruguay nos puso la sepultura para quedar eliminados del próximo Campeonato Mundial.
“El escándalo suscitado por el despido que hizo de músicos de la Orquesta Sinfónica Nacional en los 70, necesario para su reorganización, lo conminó a escribir su primera obra teatral, ‘La Llamada del Tiempo’, donde con sensibilidad narra la tragedia de los músicos que se quedaron vacantes. Sin embargo, el tiempo le dio la razón y aquel movimiento influyó en la gran revolución musical de la cual ahora se beneficia el país”, breve párrafo de la biografía de don Guido.
Personalmente recuerdo cuando fue separado como director de la Sinfónica en ese momento el notable maestro y pianista Carlos Enrique Vargas, y en su lugar fue nombrado Gerald Brown, suceso, mucho más impactante dada la calidad de don Carlos, que quitar hoy a Medford, Kenton o a Simoes y fichar a Sir Alex Ferguson.
Carismático, ejecutivo, implacable, de talante, enfático, terco, visionario y emprendedor, a Guido Sáenz nadie le dice que no y por eso, hecha ‘su’ revolución musical en la Sinfónica Mayor en el 70, en 1971 le da vida a la Orquesta Sinfónica Juvenil con el apoyo del entonces presidente de la República, don José Figueres, quien lanza la frase inmortal: ‘Para qué tractores sin violines’ y los niños y niñas talentos nacionales de la música, inician su ruta hacia la consagración.
Hoy, el 80% de la Sinfónica Nacional, lo integran egresados del programa juvenil y otros músicos costarricenses forman parte de prestigiosas agrupaciones, como la Orquesta de Cámara de Salzburgo, la Orquesta de Minnesota, las filarmónicas de Barcelona, Nueva York e Israel y más de 900 alumnos con edades que fluctúan entre cuatro y 26 años se proyectan mundialmente, siguiendo los pasos de los talentos criollos universales como Johel Mena, Daniela Navarro, Josué González, Daniela Rodó, Jonathán Duarte, Silvia Chávez, Mijail Tumándo, Sergio Sandí, Daniel Eras e incluso los consagrados Manuel Matarrita, Gabriel Goñi y decenas más.
¿Por qué se pudo en la música y no se puede en el fútbol?
Sigo mañana.

[email protected]